Cómo invertir en momentos de máxima tensión: protegerse frente al fantasma de la estanflación

Cómo invertir en momentos de máxima tensión: protegerse frente al fantasma de la estanflación

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar
Compartir

estanflacion

Los analistas y los mercados empiezan a invocar con fuerza el fantasma de la estanflación. Desde la segunda mitad de 2021 algunas personalidades del mundo financiero musitaban esta posibilidad, que la agitación financiera a raíz de la invasión rusa de Ucrania está haciendo cada vez más palpable.

El término comenzó a ganar peso el pasado verano de la mano del artículo La inminente crisis de deuda estanflacionaria, de Nouriel Roubini. El prestigioso economista estadounidense alertaba de que la combinación de las actuales políticas monetarias y fiscales demasiado laxas con una crisis de la oferta podrían tener como consecuencia una estanflación como la vivida en los años 70, durante la crisis del petróleo.

El cambio súbito en los mercados y por arrastre de las decisiones de los inversores, que están deshaciendo posiciones en muchas inversiones estas últimas semanas, hace peligrar que algunos bancos centrales tomen la decisión tan masticada durante los pasados meses: levantar el pie del acelerador y levantar progresivamente los tipos de interés. Los altos niveles de inflación, según advierte el grueso de los analistas económicos, se verán aún más agudizados por los altos precios energéticos hasta que se resuelva la crisis geopolítica del este de Europa.

La crisis de Ucrania y los picos en la incertidumbre económica y las materias primas han reavivado los temores de "estanflación". De una combinación tóxica de fuerte desaceleración económica y mayor inflación. Las tendencias de Google muestran que las búsquedas de "estanflación" son las más altas en una década. "Ambos empeorarán, pero los peores temores pueden haberse exagerado", ilustra Ben Laidier, estratega de mercados globales de la plataforma de multiactivos eToro.

"El riesgo de estanflación se incrementa de manera importante, especialmente en la Unión Europea. Esto traslada un problema añadido en la gestión de nuestras carteras, ya que este tipo de situaciones no se han prodigado a lo largo de los últimos años y pueden surgir dudas respecto a cómo afrontarlas", indican los gestores de Dunas Capital. Un escenario de riesgo que ha ganado peso es el cruce de sanciones entre la UE y Rusia que, en última instancia, "conduzca a Putin a restringir el suministro de commodities, generando un shock duradero en la cotización de las mismas que derive en un contexto de estanflación", sostiene esta gestora de activos.

Schroders destaca las materias primas y el oro como los activos que ganarán fuerza en las carteras de los inversores si el escenario estanflacionista se materializa: "El año pasado, el entorno de reflación [el Estado estimula artificialmente la economía para superar una recesión] favoreció la inversión en activos de riesgo como la renta variable y las materias primas, mientras que el oro se resintió. Sin embargo, si estamos en la cúspide de un periodo de estanflación, entonces puede producirse un cambio en las clases de activo más rentables. El oro y las materias primas podrían tener un rendimiento superior. Esto es exactamente lo que se ha puesto de manifiesto en lo que llevamos de año", resalta Sean Markowicz, CFA, responsable de Estrategia, Estudios y Análisis de la gestora británica.

"Hemos reducido algo nuestra exposición a activos de riesgo como la renta variable y estamos sobreponderando mercados asiáticos, porque creemos que van a ser más inmunes a esta tensión geopolítica. También la renta variable japonesa nos parece interesante ante esta visión macroeconómica y el periodo de estanflación de los próximos meses", relataba esta semana Óscar Esteban, director de ventas para España y Portugal de Fidelity International, en un Finect Live.

Por este motivo, los asesores financieros presentes en la plataforma de Finect están prestando atención últimamente a activos de carácter defensivo y capaces de encajar la volatilidad que inunda los mercados en estos instantes. Finect cuenta con un escaparate de productos financieros de bajo riesgo donde consultar un amplio catálogo de inversiones conservadoras.

¿Qué es la estanflación?

La estanflación se define como un periodo económico en el que se combinan dos fenómenos que normalmente no son compatibles. A saber, es el escenario en el que coexisten un estancamiento económico y una alta inflación. Son momentos donde sucede una paradoja: la economía entra en recesión, pero los precios suben al mismo tiempo.

Por tanto, es una situación anómala y nada habitual. La recesión suele traducirse en un aumento del paro y un menor poder de compra por parte de las familias; menos consumo por parte de los hogares en el último eslabón de esta cadena negativa. Con todo, la caída de la demanda no se empareja con una bajada de los precios. Al contrario, estos suben.

El término es una traducción de la palabra inglesa stagflation. El primero en usarlo fue el político británico Iain MacLeod en noviembre de 1965 durante un debate en la Cámara de los Comunes. MacLeod ejercía entonces de ministro de Hacienda en la sombra, el miembro de la oposición a cargo de examinar las actividades del Ministro de Hacienda.

El 17 de noviembre de 1965, MacLeod advirtió de la grave situación que atravesaba la economía. Se estaban produciendo al unísono un estancamiento económico y altas tasas de inflación. "Ahora tenemos lo peor de los dos mundos. No solo la inflación por un lado o el estancamiento por otro, sino los dos juntos. Tenemos una especie de situación de estanflación. Y se está haciendo historia", aseveró por aquel entonces el político.

Estanflación: por qué preocupa

Es uno de los problemas más difíciles de resolver. Meter mano en uno de sus dos componentes, como la lucha contra el estancamiento, agudiza el otro (alza de precios).

Las medidas clásicas contra la inflación no sirven: si los bancos centrales bajan los tipos de interés para dinamizar la economía, el crecimiento económico se traduce en inflación; en cambio, si suben los tipos para enfriar la economía, se controla el aumento de precios, pero se agrava la crisis.

La versión original de este artículo se publicó con la firma de Finect en la edición digital de ElEconomista el 9/3/2022. 

¿Cómo vas de salud financiera?

0 ComentariosSé el primero en comentar
User