Automatizar tus inversiones: por qué y cómo hacerlo

Automatizar tus inversiones: por qué y cómo hacerlo

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar
Compartir

Automatizar las inversiones

Fin de mes y no te queda ni un euro. Otro mes que no inviertes. Puede que esto te resulte familiar, así que, para que esto deje de pasarte de una vez, te contamos por qué es tan importante automatizar tus inversiones y cómo hacerlo.

Qué es automatizar las inversiones

Día 1 de cada mes: la hipoteca o alquiler, las facturas, el gimnasio… En fin, todos esos gastos que tú tienes clarísimo que no van a tardar ni un día en retirarse de tu cuenta bancaria. La domiciliación de los recibos está a la orden del día. Sin embargo, automatizar que se haga un cargo a nuestra cuenta para tener un hábito con nuestras inversiones… Pues no tanto.

Automatizar las inversiones consiste exactamente en hacer algo mecánico dentro de tus flujos de caja. Del ahorro en un primer momento y de la inversión en un segundo paso.

O dicho de una manera un poco más sencilla, se trata de programar tu dinero destinado a inversión de tal forma que cuando llegue a tu cuenta se vaya como un “recibo más” a tu fondo, cartera o cualquier producto de inversión, sin tener que hacerlo manualmente ni esperar a lo que te sobre a final de mes.

Aportaciones periódicas y automatizar las inversiones: ¿qué tiene que ver?

Las denominadas aportaciones periódicas están estrechamente relacionadas con la automatización de las inversiones. ¿Por qué? Porque las aportaciones periódicas al final son esas cantidades de dinero que tú programas con una periodicidad determinada para que se ingresen en tu fondo o cartera.

Por lo tanto, están tan relacionadas como que una es la cantidad y la otra la automatización de esa aportación.

Ventajas de automatizar las inversiones

Vamos a ver cuáles son las principales ventajas de realizar aportaciones periódicas automatizando tus inversiones:

  • La primera de ellas es que te ayuda a tener una mayor disciplina y constancia. Al automatizar las inversiones las conviertes en una parte más de tu rutina financiera, sin olvidos ni excusas. Gracias a esto aprovechas mejor el interés compuesto, que sólo necesita tiempo y constancia para hacer su magia.


     
  • La segunda ventaja es que nos ayuda a dejar a un lado el conocido como market timing, vamos, el evitar jugar a adivinar cuándo es el mejor y el peor momento para comprar o vender.
     
  • Por último, sirve para combatir la volatilidad del mercado. ¿Esto qué quiere decir? Pues que nos ayuda a minimizar la importancia de las subidas y bajadas de bolsa. Los momentos en los que compres barato compensarán los que compres más caro y viceversa.

Cómo automatizar las inversiones

“Pay yourself first”, vamos, págate primero. Esta frase, muy conocida en Estados Unidos, ya nos pone en contexto sobre que lo más importante es automatizar las inversiones en el momento en el que recibas tu sueldo, vamos, antes de que puedas gastarlo e incluso darte cuenta de que está ahí.

Como decíamos al inicio, la automatización de las inversiones está estrechamente relacionada con las aportaciones periódicas, ya que normalmente, estas se automatizan todos los meses, metiendo una cantidad de dinero determinada.  

En realidad, es posible realizar aportaciones periódicas a cualquier activo, pero hay tres con los que es especialmente útil: fondos de inversión, planes de pensiones y fondos indexados o carteras de fondos indexados que aprovechan la gestión pasiva.

La razón es que todos son productos ya diversificados y pensados para la inversión a largo plazo, en la que este tipo de estrategia funciona mejor.

La forma más práctica de hacerlo es con una transferencia automática periódica a una cuenta de ahorro, distinta de la cuenta corriente que utilizas para el día a día. Es decir:

Paso 1. Te abres una nueva cuenta de ahorro o utilizas otra que ya tuvieras en el mismo banco o en otro.

Paso 2. Programas una transferencia fija un día concreto a esta cuenta. Pongamos, 300 euros el día 5 de cada mes.

Paso 3. Una vez hayas hecho esto, tendrás que decidir qué hacer con ese dinero que vas recibiendo en esta cuenta. Es decir, eliges el fondo, la cartera o el roboadvisor donde invertirlo.

Paso 4. Eso también lo automatizamos, haciendo una orden de aportación periódica. Por ejemplo, programamos el día 10 de cada mes una aportación de 300 euros una cartera de fondos o un roboadvisor que seleccionemos.

Paso 5. ¡Te relajas y ves cómo va creciendo tu dinero sin hacer nada!

Casi todos los bancos o roboadvisors dan la opción de hacer aportaciones periódicas mensuales a fondos o carteras gestionadas, pero confírmalo antes de elegir entidad o fondo específico.

¿Tienes dudas sobre si invertir de golpe o poco a poco? 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User