Aberdeen Asset Management

un blog de Aberdeen Asset Management
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
AberdeenAM
14:49 el 15 enero 2016

Gas esquisto “Shale gas”: la revolución devora a sus propios hijos

En las formaciones de esquisto de toda América, las bombas de extracción de petróleo están dormidas, las bombas de lodo están en silencio y los trabajadores de las plataformas ya no ocupan los encuelladeros. No es así como lo imaginaban los productores de esquisto, sus socios finacieros ni los expertos en el mercado del petróleo.

La escalada de la producción de esquisto en Norteamérica en los últimos años ha contribuido de forma fundamental, directa o indirectamente, al desplome del precio del petróleo en todo el mundo: el crudo Brent ha pasado de superar los 115 dólares por barril en el verano de 2014 a una cifra cercana a los 40 dólares por barril en diciembre de 2015. El aumento de la oferta global ha provocado que el precio del petróleo sea incluso más sensible de los habitual a otros incrementos imprevistos de la disponibilidad de petróleo en otros lugares, como, por ejemplo, las previsiones de Irán de aumentar sus exportaciones tras el acuerdo nuclear de julio de 2015. La «revolución del esquisto» también ha desencadenado una reacción drástica en Arabia Saudí: en una especie de contra-revolución, el reino ha aumentado la producción hasta niveles sin precedentes, al objeto de desplazar la producción de esquisto y otras fuentes, que conllevan un mayor coste.

Esta táctica está empezando a funcionar: dado que gran parte de la producción de petróleo de esquisto no resulta económica a los precios actuales, la producción de este producto en los Estados Unidos se ha reducido desde mediados de 2015 y las plataformas están dejando de funcionar. La producción de gas natural de esquisto también está disminuyendo. Es posible que los más interesados en la historia entre los altos ejecutivos afectados, sus inversores decepcionados y sus prestamistas preocupados quieran considerar la conocida máxima acuñada por el periodista francés Jacques Mallet du Pan cuatro años después de la toma de la Bastilla en 1789: "la revolución devora a sus propios hijos".

El efecto sobre la economía estadounidense podría ser más severo de lo que se presume. La inversión de capital ha contribuido de forma sustancial al crecimiento del producto interior bruto (PIB) estadounidense en los últimos años y gran parte de esta contribución ha venido dada por la inversión en la producción de esquisto. La contracción de esta inversión no será el único lastre para la economía estadounidense. El empleo y los beneficios corporativos también se están viendo afectados, tanto entre los mismos productores como en la amplia gama de empresas y fabricantes que los abastecen. Muchos de los puestos de trabajo generados por la explotación y producción de esquisto están muy bien remunerados, por lo que su pérdida se hará notar con fuerza.

Cabría esperar que los consumidores tomen el relevo: ¿la bajada de los precios del petróleo hará que gasten más, al contar con más ingresos disponibles? Hasta la fecha no existen muchos indicios de que esto vaya a ser así. Muchos de los principales minoristas estadounidenses publican unas cifras de ventas deslucidas. Las familias estadounidenses han decidido guardar ese dinero extra por si llegan tiempos difíciles.

Hasta la fecha, el daño se mantiene contenido. En nuestro escenario central, hemos identificado un crecimiento del PIB del 2,7 % en 2016.

Sin embargo, existe el riesgo de que la economía estadounidense sufra un deterioro real, con un crecimiento muy por debajo de este escenario, si la crisis del esquisto genera complicaciones graves. Por ejemplo, si afecta negativamente a los beneficios de las empresas estadounidenses, provocando la caída de los precios de las acciones, la quebradiza confianza del consumidor estadounidense se podría resquebrajar como una roca de esquisto fragmentada.

El optimismo limitado que ha demostrado el consumidor estadounidense en el último año o dos se ha basado en gran medida en la subida de los precios de los activos, dado que el S&P 500 ha alcanzado unos niveles máximos sin precedentes a comienzos de 2015 y unas cifras cercanas el último mes del año. La caída del precio de las acciones podría acabar con esa sensación de seguridad —en particular, si se genera una espiral de respuesta negativa, en la que el pesimismo del mercado alimente un mayor pesimismo—. Todos los inversores recuerdan el gran hundimiento del mercado de renta variable de 2008 y 2009. Muchos recuerdan la avalancha de los precios de las acciones de 2000 a 2002. Tras estas dos grandes crisis, la gente no va necesariamente a quedarse esperando a ver qué ocurre en el mercado antes de vender.

Este es otro motivo de preocupación: si los efectos de la crisis del esquisto resultan ser tan serios como parece, la Reserva Federal (Fed) tendrá únicamente un margen de maniobra limitado. Debido a su deseo, manifestado desde hace tiempo, de devolver la política monetaria a una situación de normalidad, le resultará difícil poner en marcha otra ronda de expansión cuantitativa, por ejemplo .

Hay tantas rachas de fuertes vientos que soplan alrededor de la economía estadounidense en estos momentos que resulta difícil distinguir las que resultarán propicias de las que no. Dicho esto, un planteamiento de inversión defensivo resulta sensato, tanto para los Estados Unidos como para otros mercados desarrollados en su conjunto, dado que la sensibilidad se hará sentir más allá de las costas estadounidenses. Para nosotros, esto significa que hay que adoptar una actitud prudente por lo que respecta a los bonos de alto rendimiento y a la renta variable, además de regresar a las acciones de sectores más defensivos, tales como servicios públicos, bancos y fabricantes de productos básicos de consumo.

Sin embargo, a pesar de las presiones a la baja sobre los precios del petróleo, no se mantendrán en estos niveles por tiempo ilimitado. La reducción de la producción de esquisto está sembrando la semilla para una eventual subida, en el plazo de uno o dos años.

Cuando esto suceda, las economías emergentes que son grandes exportadoras de petróleo experimentarán un repunte del crecimiento de su PIB. Algunas empresas de mercados emergentes bien gestionadas, con unos balances saneados, buenas cifras de rentabilidad y una posición de mercado suficientemente segura como para seguir el crecimiento galopante de los consumidores de los mercados emergentes, cuentan con unas valoraciones extremadamente baratas. Ahora es el momento de aprovisionarse de valores de renta variable seleccionados de mercados emergentes, almacenarlos y tener paciencia.

Andrew McCaffery, Global Head of Alternatives

 

 

 

 

 


Información importante

El valor de las inversiones y los ingresos generados por estas pueden disminuir o aumentar, por lo que es posible que no recupere el importe total invertido.

Lo anterior es estrictamente informativo y no debe ser considerado como una oferta o petición para negociar en cualquiera de las inversiones mencionadas en el presente documento. Aberdeen Asset Managers Limited (AAML) no garantiza la exactitud, adecuación o integridad de la información y materiales contenidos en este documento y rechaza expresamente toda responsabilidad por errores u omisiones en la información y los materiales. Cualquier investigación o análisis utilizado en la preparación de este documento ha sido obtenido por AAML para su propio uso, y la entidad puede haber actuado por su propia finalidad. Los resultados así obtenidos se ponen a disposición sólo por coincidencia y la exactitud de la información está garantizada. Una parte de la información en este documento puede contener proyecciones u otras declaraciones prospectivas con respecto a eventos futuros o rendimiento financiero futuro de los países , mercados o empresas. Estas afirmaciones son sólo predicciones y los eventos o resultados reales pueden diferir materialmente. El lector debe hacer su propia evaluación de la exactitud y pertinencia de la información contenida en este documento y hacer tales investigaciones de forma independiente, si él las considere necesarias o convenientes para el objetivo de esta evaluación. Cualquier opinión o estimación contenida en este documento se hace con carácter general y no debe ser considerada por el lector como un consejo. Ninguno de los empleados o agentes de AAML ha dado ninguna consideración y tampoco ha realizado ninguna investigación sobre los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, de cualquier persona o grupo de personas. En consecuencia, no se da ninguna garantía y no se acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida que surja directa o indirectamente del lector, cualquier persona o grupo de personas actuando según la información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen Asset Managers Limited se reserva el derecho de realizar cambios y correcciones a sus opiniones expresadas en este documento en cualquier momento, sin previo aviso.
Emitido en la UE por Aberdeen Asset Managers Limited (" AAML ") . Registrada en Escocia N. º 108419 . Domicilio social: Terraza 10 Reina, Aberdeen, AB10 1YG . Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority) en el Reino Unido.

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
2 veces compartido
Únete al grupo de Aberdeen Asset Management en Finect para comentar. 

¡Regístrate y forma parte de la comunidad líder de finanzas en España!

Regístrate

Top Autores

AberdeenAM
227º 94 Artículos
Kaloxa
3 Artículos
Anaguzmanq
127º 4 Artículos
FarisH
3431º 1 Artículos

Más comentados

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5