Invertir en bolsa

un blog de Invertir en bolsa
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Illescas
13:15 el 19 marzo 2016

Blogger, Inversor

Políticas monetarias desde la ignorancia

Desde el estallido de la crísis de las subprime y la debacle que supuso para la mayor parte de las economías, los gobiernos de los países más importantes se han lanzado a dar a la máquina de imprimir dinero, lo que se llama relajación cuantitativa. Me resultan curiosos estos nombres tan originales que se buscan, para decir algo tan simple como que van a poner más dinero a circular, a ver si esto mejora.

Tengo que decir que mis conocimientos sobre economía son nulos. He oído hablar de Keynes, que parece ser el padre de la macroeconomía moderna, y poco más.

Mis conocimientos de economía se suscriben a la propia. Yo se cuanto necesito todos los meses para mantener mi nivel de vida, y si dejo de ingresar por mi trabajo, tengo dos soluciones: recortar, o buscar otras fuentes de ingreso.

Parece que la única forma de que la economía de los países funcione, en vez de intentar recortar gastos y generar ingresos, sea endeudarse.

La pasada crisis “corrijanme si me equivoco”, fue provocada por un aumento desmesurado del crédito. Se ha dicho por activa y por pasiva que había que bajar el nivel de deuda, de las familias, las empresas, ¿Y el estado?

No estoy hablando del estado español en concreto, hablo de todos a nivel genérico.

A mi me preocupa enormemente que el nivel de deuda alcance un punto de no retorno.

Algunas veces he podido leer algún comentario en este sentido del economista Niño Becerra. Me parece que este señor es excesivamente negativo, pero hay que reconocer que en algunos puntos críticos tiene razón.

Si la deuda de los estados sigue aumentando, ¿Quien va a pagar? ¿Hacemos un reset?

No me importa si los estados hacen un reset, y dicen ¡¡Hasta aquí!!, siempre que el paganini de turno no sea yo, porque está claro que por mucho que los gobernantes sean responsables (ellos no se consideran responsables de nada), al final los que pagamos los platos rotos somos los ciudadanos de a pie. Bien sea con más paro, mayores impuestos, o....más sangre.

La guerra de divisas, tipos de interés, etc, en la que están inmersos los Bancos Centrales, no hacen más que esconder una realidad, la economía mundial no crece. Los préstamos y las obligaciones de los estados, están fundamentadas en la opción financiera típica, mañana ganaremos más y podremos pagar, el problema es que ese mañana parece esfumarse.

Parece que la revolución industrial se ha acabado, o por lo menos para nosotros, se ha trasladado de lugar. El tejido industrial que parecía ser el alma de la economía europea, se ha ido desintegrando y las empresas se lo han llevado por partes a otros lugares del mundo más baratos.

Si no se genera aquí el suficiente dinero, para poder pagar toda esa deuda, ¿De donde va a salir?

No se si las políticas monetarias que están adoptando los diversos países son las correctas o no, yo se que si me endeudo más, no puedo pagar, me tengo que limitar a lo que mis ingresos permiten.

¿Hacen lo mismo los estados? ¿No te acongoja un poco?

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
19 comentarios
9 veces compartido

Hola Miguel

Estamos todos de acuerdo en que los bancos centrales han pasado a factores activos de la economía, cuando antes simplemente acomodaban sus medidas a la evolución de la misma

Ya hemos comentado varias veces que los mercados son drogadictos viciados ahora mismo a los bancos centrales, y el tema será en como rompemos esas dependencia

Respecto a niño becerra, lo siento pero es un "personaje" que no es de mi agrado,y comparto esa visión con varios economistas de mi entorno.

Antes de la crisis, su aportación investigadora más relevante fue esta: "Las Grandes Crisis Socioeconómicas de la Era Piscis":  http://circuloatenea.blogspot.com.es/2008/07/art-las-grandes-crisis-socioeconmicas.html

Si el libro de 2011 lo hubiera publicado en 2006-2007 bien...pero a toro pasado...todos somos manolete

En cualquier caso como otros, se ha ganado una fama que otros economistas muchos más serios y prestigioso nunca tendrán, para eso también hay que tener habilidad
 

Tienes más razón que un santo. Mis conocimientos economicos son cortos pero sencillos, tanto ingreso tanto puedo gastar y dudo mucho de que endeudandome consiga prosperar más bien al contrario.

Lo que yo veo es que, como dicen por aqui, los Bancos Centrales están inyectando en el mercado, todo el dinero que pueden a fin de, supuestamente, promover el crecimiento de la economia, pero no lo consiguen...hasta cuando. Esto mismo esta ocurriendo a nivel de la calle, en vez de incentivar el ahorro y la inversión, se promueven las burbujas de deuda. Se permite que los bancos relajen los niveles de riesgo crediticio a los particulares para que puedan comprar coches, casas, etc., y cuando el nivel deuda impagada es astronomico se recurre a "papa" estado para que via impuestos, depositos de ahorradores, etc. se rescaten a los bancos. Otro ejemplo, si eres de los que ahorras resulta que además de pagar suculentos impuestos por dicho ahorro, te impiden conseguir becas, subvenciones, etc., porque tienes patrimonio, pero si en vez de ahorrar, vas ahorrando y gastando en viajes, una moto nueva, un coche mejor, etc., rezas que no tienes patrimonio y tienes acceso a becas, subvenciones y demás.

 

 

Hola Aruca.

Je, je....si lo de ser ahorrador y ser penalizado por ello me suena. Si tienes patrimonio, aunque seas un trabajador normal, no tienes acceso a becas, porque se supone que son para los que tienen menos, aunque en realidad vayan en un Mercedes y no tengan ni un duro por que se lo gastan...esto es así.

Estoy preocupado por como afectará tanto crédito precisamente a nuestros ahorros e inversiones. Si esto estalla, al final acabaremos pagando los de siempre.

Finanzasmania...

Evidentemente Niño Becerra se ha sabido vender muy bien. Es más fácil vender siendo tremendista que siendo serio. Creo que he mencionado que no me gusta mucho, por que es demasiado negativo, aunque comparto la idea, de que el tamaño de la deuda que están adquiriendo los gobiernos será impagable, y que además no está generando lo que debería: trabajo y riqueza.

Tengo la sensación, que creo que es compartida, que estamos cambiando de sistema económico. Estamos en un proceso de cambio que lo que antes funcionaba, ya no lo hará...el problema es que no creo que casi nadie tenga una idea clara de hacia donde nos dirigimos.

Un abrazo

Para tu tranquilidad creo conveniente que eches un vistazo a otros economistas fuera de la ortodoxia:

"Las políticas económicas públicas deben ser juzgadas por sus resultados en el mundo real (el empleo, la productividad y la estabilidad de los precios) y no por lo que le suceda al presupuesto ni por la mayor o menor deuda gubernamental". Abba Lerner.

Algunas de las reflexiones de Warren Mosler (Seven Deadly Innocent Frauds of Economic Policy), incluyen como uno de los fraudes el hacer creer que la economía en su conjunto funciona como la economía de una familia, porque una familia no puede imprimir moneda, ni crear dinero.

Con planteamientos poco ortodoxos entre los economistas, explica cómo la actuación de los gobiernos no ha hecho más que agravar la crisis actual.

Destaco algo de lo que dice, en referencia a USA y la reserva federal, y que podría equivaler a Europa y su BCE:

- El dinero que gasta el gobierno no viene de ninguna parte y no cuesta nada producirlo. El gobierno, por tanto, nunca puede quedarse sin dinero.

- El dinero se crea mediante gasto público (o bien mediante préstamos bancarios, que crean depósitos).

-Un gobierno siempre podrá pagar sus deudas: todas las deudas adquiridas en su propia moneda.

- La deuda pública NO es una carga para el futuro.

- Los déficits públicos aumentan el ahorro financiero privado. Contablemente, un dólar de déficit aumenta en un dólar el ahorro privado. La reducción del déficit reduce el ahorro privado en la misma medida.

El problema surge cuando un estado se endeuda en moneda diferente a la suya propia, o cuando cede el control de su propia moneda; por otra parte, la excesiva creación de dinero mediante gasto público o con préstamos bancarios, puede generar inflación, pero de eso, mejor hablamos otro día.

"Nadie rechaza un cheque de la Reserva Federal". Warren Mosler.

Hola Juanfran.

Pues espero que Warren Mosler esté en lo cierto, porque tranquilidad, lo que se dice tranquilidad...no tengo. Al final somos lo que leemos, al igual que somos lo que comemos.

Si empiezan a alinearse todos en una dirección, pues me preocupa, y hay muchos inversores (y algunos economistas) preocupados por tanta deuda. 

Ojalá sea así, y no tengamos problemas en un futuro. Realmente me gustaría estar totalmetne equivocado, y que el futuro sea mejor para todos.

Muchas gracias por tu comentario, al menos es un punto de vista diferente y que analizaré con gusto.

Un abrazo.

Da miedo leer algunos comentarios Me suenan a la cooperativa del canguro de Krugman y a su estafadora afirmación de que la deuda no se paga.Para mí,crear dinero de forma ilimitada me parece una barbaridad y aunque funcione a corto plazo acabará socavando el sistema económico porque la gente perderá la credibilidad en la moneda. Su única base actual. No hay más que ver lo ocurrido en Zimbaue Si tan secillo es crear dinero. ¿por qué no lo imprimen a lo bestia y lo reparten entre los ciudadano del mundo? A sí se acabaría con la pobreza. En fin, particularmente creo que estamos a las puertas de un colpaso económico que nos obligará a cambiar de percepción y de estructura. Que ese cambio sea a mejor, ya veremos. Yo de momento sigo pensando en los más de 5.000 años de historia del oro y la plata,  por si acaso. 

Completamente de acuerdo con julioBolsa. Las soluciones fáciles no existen. El experimento que están llevando a cabo desde 2008 todos los BBCC acabará mal, irremediablemente. Presionados por los políticos, han impedido que funcionase el libre mercado que hubiese permitido que se sanearan mediante quiebras y cierres las entidades que lo hicieron mal. Como resultado, ahora tenemos unos niveles de manipulación de activos peores que los de 2008. 

Hola Josepirl.

Parece que los políticos y sus bancos centrales, han hecho suyo el refrán español: "La mancha de mora, con otra se borra". En vez de sanear, se han dedicado a crear otra burubuja, al menos es la sensación con la que me quedo....lo dicho, mis conocimientos sobre la materia son nulos, sólo expongo un temor que es más público de lo que se quiere reconocer.

Un abrazo.

Hola a todos, 

 Sr @julioBolsa, la conclusión que saca de que la solución a los problemas consiste en crear dinero es absurda y desacertada. Nadie la ha mencionado excepto usted mismo. En realidad, es esa la principal causa de los problemas actuales, la excesiva creación de dinero en forma de créditos bancarios, alimentando la inflación y la creación de burbujas, de la que como dwecía no pretendía hablar.

Si conoce el mecanismo con el que el BCE crea dinero, sabrá que lo presta con simples anotaciones bancarias a las entidades financieras para que estas puedan utilizarlo; comprando, por ejemplo, deuda pública. Es así de sencillo, los estados prestan a través del BCE un dinero a los bancos con el que estos compran la deuda pública. Esa deuda vendida por los estados se utiliza para el gasto público. Es decir,contablemente hablando, un euro de deuda de los estados es un euro en el ahorro financiero privado, ya que el gasto del estado va a manos privadas.

Lamento que sea tan temeroso de la realidad, pero permítame que le salve de un error, decir lo anterior, no es lo mismo que decir que los estados pueden gastar todo lo que quieran, ese error de atribución con el que se confunde a mucha gente, no hace más que dificultar la correcta visión de las cosas.

Ciertamente, con todo el sentido del mundo, alguien puede preguntarse, ¿cómo se paga la deuda entonces? Pues ya le adelantó que no con los impuestos, aunque sé que esto también hará que se rasgue las vestiduras. Los impuestos se utilizan, simplemente, para disminuir lo que se denomina la demanda agregada. Liquidar la deuda pública es tan sencillo como hacer una anotación en la cuenta del poseedor a cargo de BCE.

Así que simplemente, insisto, no es lo mismo el funcionamiento de una familia, que un sístema monetario. Usted no tiene poqué estar de acuerdo con lo que decía respecto a Warren Mosler, pero sea riguroso y no haga afirmaciones tergiversando lo dicho.

Termino dejando un enlace por si alguien quiere leer algo distinto, y vaya por delante que lo que dice son sus planteamientos,los de Warren Mosler, lo que debería ser obvio e innecesario mencionar, pero que visto lo visto, hay que repetir para quien no es capaz de distinguirlo.

Los siete fraudes inocentes capitales de la política económica

Sr. juanfran.ib, en primer lugar quería hacerle notar que parte de su post me ha parecido un tanto grosero y me gustaría que en esta red se debatan los argumentos con el máximo respeto. En segundo término, me gustaría que de explicara qué es lo que he tergiversado por cuanto en mi post me he limitado a exponer una opinión. Difícilmmente, por tanto, he podido dar una interpretación forzada o errónea a sus palabras, Entiendo que usted no comparta, pero al mismo tiempo le pido que respete al igual que yo no comparto pero respeto la suya. Usted dice "la principal causa de los problemas actuales, la excesiva creación de dinero en forma de créditos bancarios, alimentando la inflación y la creación de burbujas", es precisamente el hilo de mi argumento y por lo que yo defiendo en la actualidad diversificar con metales preciosos. En el resto, por supuesto que no estoy en nada de acuerdo con usted. Empecemos por la tergiversación, en qué lugar de mi post digo  yo que los Estados puedan gastar lo que quieran, lo que digo es que están dando a la máquina del dinero (para autofinanciarse)... Y crear anotaciones en cuenta es básicamente lo mismo que crear billetes y anotarla después en el BCE es como si este quemara esos billetes. Todo ese proceso socavará, al menos debería, la confianza de los ciudadanos tanto en aquellos que hacen esas manipulaciones de ingeniería financiera como en la moneda que es manipulada de esa forma. Por último, precisamente por respeto evitaré comentar su última frase.

Los estados a diferencia de las personas son entidades que funcionan a perpetuidad, por lo que pueden ir renovando su deuda constantemente, eso las personas no podemos hacerlo y por extensión las familias tampoco. Los estados como se ha dicho pueden emitir moneda. La situación en la que un estado está aumentando su endeudadamiento  y aumenta tambien  la masa monetaria suele producirse en un entorno de bajos tipos interés. Es decir los estados suelen imprimir dinero cuando su deuda es alta y la política monetaria se ha quedado sin margen (tipos ya muy bajos). En este punto se ha roto el ciclo de la inversión, los agentes que intervienen en el mercado tienen una predilección absoluta por el efectivo, no hay un binomio de rentabilidad / riesgo que favorezca la asunción de riesgos por parte de los agentes que actúan en el mercado. Es un escenario de trampa de liquidez. 

En la actualidad es como estamos.

La solvencia se mide como la capacidad de pago actual que estimó con mis ingresos futuros (DFN / EBITDA) para las empresas, por ejemplo. En un estado superar el 100% del PIB en deuda implica no poder subir los tipos para que el coste financiero de la deuda no ahogue a la economía. Por ello para recuperar el ciclo de la inversión y salir de la trampa de liquidez, es muy importante reducir el coste de los intereses de la deuda estatal y sólo hay dos formas, una bajar los tipos o aumentar el superávit presupuestario mediante impuestos o recorte del gasto.

Si el estado no controla su presupuesto, en la próxima renovación de deuda puede que ya nadie quiera comprarla y es ahí cuando se produce el default.

Los estados pueden quebrar igual que la vivienda no siempre sube y que al final todo se paga a su precio justo. El papel de los bancos centrales es para ganar tiempo.

 

 

LORENZO B. DE QUIRÓS13/03/2016 02:18 Los Bancos Centrales de las economías avanzadas se han embarcado en un ultra activismo monetario sin precedentes. Ante la crisis que comenzó en el verano de 2007, bajaron los tipos de interés a cero. En paralelo expandieron sus balances comprando toda clase de activos. Estas medidas produjeron una depreciación de sus tipos de cambio frente a las divisas de los países emergentes. Para conjurar esta presión depreciatoria, estos acumularon reservas para mantener en niveles bajos sus tasas de interés a largo plazo. En consecuencia, su entorno monetario adquirió también una extraordinaria laxitud. Está anormal situación persiste, agudizada, casi una década después de la Gran Crisis. El BCE y los institutos emisores danés, suizo y sueco se han sumado al de Japón y han adoptado tasas de interés reales negativas con el objetivo de estimular la actividad económica. Se ha producido una auténtica perversión de la política monetaria. En el período posterior a la bancarrota de Lehman Brothers en septiembre de 2008, las medidas excepcionales introducidas por los bancos centrales tenían una justificación sólida: evitar el colapso del mecanismo de medios de pago, restaurar la estabilidad y conjurar el peligro de la depresión. Cuando el sistema financiero parecía estabilizarse o estaba en visos de hacerlo, la expansión monetaria persistió con un nuevo-viejo fundamento: impulsar la alicaída demanda agregada. De este modo, lo extraordinario se ha convertido en normal pese a que la teoría económica y la experiencia enseñan que la ultra actividad monetaria no es un medio para crecer y crear riqueza. La contumacia en este error va a tener graves y dolorosas consecuencias. Se ha vuelto a incurrir en un fallo de manual: la creencia de que los Bancos Centrales pueden reactivar la economía de modo permanente. Para empezar, esta visión olvida los efectos acumulados de las expansiones crediticias sobre la oferta productiva. La distorsión de un precio relativo, el del dinero, conduce a adoptar malas decisiones de inversión que suelen terminar en una recesión y, en el extremo, en una depresión cuando el boom finaliza, lo que es sólo cuestión de tiempo. Esta idea central de la Escuela Austríaca ha sido refinada y completada por la moderna teoría del ciclo financiero que tiene en economistas del Banco Internacional de Pagos, como Daniel Borio, su más cabal exposición. Por otra parte, el ultra activismo monetario parece ignorar los conocidos efectos de retroalimentación, producidos por masivas compras de activos, reales y financieros, a crédito. Cuando las burbujas fabricadas por excesos crediticios se desinflan, los activos adquiridos por ese procedimiento no proporcionan las tasas de retorno necesarias para servir los préstamos asociados a su adquisición. La consecuencia es una recesión-depresión y una crisis bancaria. El problema de stockscreado por la expansión monetario-crediticia no puede solventarse con más dosis de lo mismo. Desde esta perspectiva, las burbujas cuyo estallido condujo a la Gran Recesión vuelven a ser alimentadas por los Bancos Centrales y cuando se desinflen producirán un efecto demoledor sobre unas economías que aún no han purgado los excesos del anterior ciclo de deuda. La actual política de los Bancos Centrales amenaza de manera frontal la salud de las entidades de crédito y el funcionamiento de los mercados financieros. Con tipos de interés cero o reales negativos, si se desea que éstos sean transmitidos a las empresas y a los hogares, la rentabilidad de la banca desaparecerá a menos que esos mismos tipos se impongan a los depósitos, en cuyo caso éstos se reducirán de manera sustancial. Parece evidente que la gente no estará dispuesta a pagar por poner su dinero en una institución bancaria en vez de recibir una remuneración por él. Esto conduce a erosionar de manera directa la capacidad de la banca de canalizar el ahorro hacia la economía real lo que disminuye el crecimiento potencial de la economía. Esta última afirmación se ve fortalecida por la imposición a las instituciones bancarias de requisitos de capital sensiblemente superiores a los del pasado. Como no existe el vacío, el debilitamiento de las funciones de la banca tradicional será ocupado en gran parte por el crecimiento del shadow banking, cuya base de negocio son los préstamos colateralizados. El espectacular desarrollo de ese sector en los años previos a la Gran Recesión se verá acelerado por el endurecimiento de las regulaciones aplicadas a los bancos clásicos a raíz de la crisis. Desde el momento en el que el tipo de préstamos ofrecidos por la banca no convencional es más procíclico, ello se traducirá en un entorno de mayor inestabilidad. Del mismo modo, las aseguradoras y otros prestamistas tendrán crecientes dificultades para obtener retornos adecuados sobre sus activos, lo que implica serios problemas para un segmento importante del sistema financiero. Los ejemplos podrían extenderse hasta casi el infinito. La actuación de los bancos centrales compromete su independencia y su objetivo, la estabilidad de precios. Al comprar papel del Gobierno a gran escala e intentar que los tipos no crezcan se convierten en un instrumento al servicio de la política fiscal. En paralelo, la financiación del endeudamiento del sector público mediante la máquina de imprimir billetes resta incentivos para que los gobiernos pongan en marcha procesos de consolidación presupuestaria precisos para garantizar la sostenibilidad; un caso paradigmático de riesgo moral. Para los institutos emisores el resultado es la pérdida de credibilidad y, por tanto, su incapacidad de anclar las expectativas de los agentes económicos en un marco estable, lo que es negativo para el crecimiento. El recurso a la política monetaria para conseguir fines que no están a su alcance constituye un error de consecuencias incalculables pero, sin duda, pésimas. Cuanto más se prolongue esta situación, mayores serán los costes sociales y económicos derivados de salir de ella. El riesgo para la pervivencia de las economías de mercado no procede ahora de los populismos de distinto signo o de otras amenazas reales o imaginarias sino de la irresponsable y suicida actuación de la banca central.

@josepirl

Demoledor resumen de consecuencias negativas, no se puede imprimir crecimiento ni se puede obligar a la gente a consumir.

Confiemos se genere suficiente inflación y crecimiento como para poder subir tipos en los próximos dos años Europa. Que USA nos muestre este mismo año una posible salida con dos subidas de tipos. Es fundamental recuperar el binomio de rentabilidad y riesgo que permita la asunción de riesgos y la financiación de proyectos....

Los efectos de los tipos negativos en las aseguradoras y renta fija son graves.

Gracias por el artículo.

 

Bankinter: " El BCE lo cambia todo en la Eurozona. Financiación y energía baratas como estímulos claves. Modo risk-on, de nuevo". ( Informe de Estrategia Perspectivas 2º trimestre 2016).

Bankinter, hoy en Capital Radio su analista Ramón Forcada recomendaba comprar bancos, es más, ha insinuado algún fondo de inversión en Banca y hoy: Bankinter -1.5% Bankia -1.97% BBVA -1.88% Santander -2.13% Popular -2.94% y en Alemania Deustche Bank -2.87%,

 

En fin es lo que hay, para mi fue hablar Draghi, luego Ana Patricia y a distribuir papel bancario con excusas, que si Supermario, que incremento el dividendo un 5% etc...

Hola José

Curioso que recomienden bancos, cuando hace un mes o dos eran el sector a evitar, je, je. 

La expectativas en banca no son nada halagueñas según Daniel Lacalle. El negocio no es rentable y con tipos negativos se deterioran los márgenes. Darán crédito con lo de "barato barato" pero la gente ignora que hay que devolverlo. Así se generó la burbuja inmobliaria en parte.

 

Me quedo con lo expuesto más arriba de "podrán imprimir papel pero no crecimiento".

 

Creo que a finales de año podremos comprar Santander a 2,5 y BBV a 3,5 lo que nos daría un Ibex sobre 5.500 puntos. Puedo ser catastrofista pero es mi hipótesis muy personal.

La demostración de cómo los bancos centrales manipulan las bolsas:

 

http://www.expansion.com/empresas/banca/2016/03/23/56f2f47146163f1f678b4580.html

Cuando se leen este tipo de noticias en la prensa salmón, el sector está maduro ya. Que conste que es mi diario económico de cabecera, me ayuda a tomar decisiones muchas veces.

Hoy Deustche Bank cede casi un -4% y la banca española sobre el -2%

Únete al grupo de Invertir en bolsa en Finect para comentar. 

¡Regístrate y forma parte de la comunidad líder de finanzas en España!

Regístrate

Top Autores

Kaloxa
257 Artículos
Enbolsa
388º 101 Artículos
apandres
103 Artículos
Tradeame
337º 76 Artículos

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5