ISEFi - Instituto Superior de Empresa y Finanzas

un blog de ISEFi - Instituto Superior de Empresa y Finanzas
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
ISEFi
20:25 el 13 febrero 2013

Los depósitos bancarios: ¿valen la pena?

 

El B anco de España ha emitido una recomendación de obligado cumplimiento que consiste en limitar la rentabilidad de los depósitos bancarios. Actualmente y como consecuencia del rescate a la banca española, el BdE puede realizar estas directrices sin necesidad de crear una nueva ley.

Esta nueva situación tiene mucha similitud con la anterior ley Salgado, dónde también limitaba la rentabilidad de los depósitos. El objetivo de esta última era finalizar con la guerra de pasivos e incrementar las aportaciones al fondo de Garantía por parte de las entidades que no la cumplieran. Sin embargo, lejos de cumplirse, los inversores colocaban sus ahorros en otros productos bancarios como pagarés o bonos. En esta ocasión, los límites afectan a todos los productos bancarios.

¿Por qué se vuelven a crear estos límites visto la experiencia anterior?

La situación financiera española no atraviesa su mejor momento, muchas entidades financieras obtienen resultados negativos y han acudido a los fondos del rescate europeo. Con el rescate, se han creado nuevas obligaciones provenientes de  Europa. A parte de lograr cumplir con ellas se debe conseguir que las entidades vuelvan a presentar beneficios.

Una de las obligaciones es cumplir con los límites de “core capital” del 9% establecidos en Basilea. Recordamos que el “core capital” está compuesto por los fondos propios del banco que puede disponer libremente, es un indicador muy importante para medir la solvencia de la entidad. Actualmente los bancos tienen muchas dificultades para captar dinero de los ahorradores, como consecuencia estalla la denominada “guerra de pasivos” y ofrecían rentabilidades altas para atraer nuevos clientes.

Otro problema con el que nos encontramos es que muchos de los créditos otorgados en el pasado están relacionados con el Euribor. Suponemos que un crédito se paga de interés el Euribor + un 3%, al estar el Euribor en un nivel  un poco superior al 0,5%, el interés que cobra el banco es inferior al 4%. Con lo cual, si paga más de un 4% por los depósitos y recibe menos por los créditos, está perdiendo dinero con su principal actividad. Si a esta situación le sumamos la alta morosidad actual (superior al 11%) y las pérdidas generadas por las nuevas valoraciones de los activos inmobiliarios, la capacidad de generar beneficios es muy baja.

Concluyendo, el BdE quiere terminar con esta situación insostenible mejorando los márgenes de intermediación de los bancos. Pero todos nos preguntamos, ¿serán efectivas esta vez las nuevas restricciones? En nuestra opinión no. Estos límites solo se aplican a entidades españolas, permitiendo que las extranjeras si puedan ofrecer tipos más altos, y además les permitirá financiarse a un coste más bajo que en 2012. Además, los inversores se decantarán por otro tipo de activos que ofrecen mayor rentabilidad.

También creemos que es una nueva vía para que el Estado se financie de forma más económica, ya que si aumenta la demanda de deuda pública el interés a pagar se reducirá. Otro punto positivo que se puede derivar de dicha medida es que, los inversores, destinarán sus recursos a activos con una rentabilidad potencialmente más elevada. Si el resultado es positivo, aumentará la sensación de riqueza, y esto se puede trasladar a un aumento del consumo, básico para la reactivación económica.

Sin embargo, a pesar de creer que no será del todo efectiva, creemos que es una buena restricción. ¿Por qué ofrecen tipos de interés altos sabiendo que no es rentable? Los bancos son empresas, no pueden obtener pérdidas periódicamente sabiendo que detrás están los fondos de rescate disponibles para cuando lo necesiten. Ya que las entidades no son capaces de realizar una gestión sostenible, que sea el BdE quien les limite sus gastos. El mejor resultado posible es que a la vez que se restringe el interés a pagar se reduzca el interés a cobrar, así el crédito sea más accesible y vuelva a fluir en la economía.

Pero realmente, ¿Cómo nos afecta a los particulares?

La inversión actual en depósitos castiga al ahorro. El 1,75% de interés no logra batir a la inflación, con lo que se perdería capacidad de poder adquisitivo.

Esta decisión solo afecta a pequeños ahorradores ya que los grandes inversores e instituciones de inversión colectiva (fondos de inversión) sí que pueden seguir realizando depósitos con los tipos del 2012.

Con este nuevo escenario, debemos buscar alternativas que, sin tener que aumentar necesariamente el riesgo, la rentabilidad obtenida nos permita batir al menos la inflación.

 

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
0 vez compartido
Únete al grupo de ISEFi - Instituto Superior de Empresa y Finanzas en Finect para comentar. 

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5