Josep Prats Orriols  

JPrats

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
JPrats
12:39 el 13 noviembre 2014

Gestor de Abante European Quality

Estadísticas interpretables

13 de noviembre de 2014

Ayer, en una presentación ante inversores, un analista hacía notar que mientras el PIB italiano seguía en los mismos niveles del año 2014 el americano había aumentado a un ritmo anual compuesto superior al 2%. Las comparaciones son odiosas, y cuando se dan datos tan simples, uno puede llegar a conclusiones erróneas. La más fácil y obvia de todas, para un italiano, sería la de entonar la mítica canción de Renato Carosone: "tu vuò fà l'americano". ¡Qué bien nos irían las cosas si en lugar de estar en Italia estuviéramos en América!

Echo un vistazo a las estadísticas, a los datos oficiales, y veo lo siguiente. El PIB de Italia ha aumentado, en euros corrientes un 30% entre el año 2000 y el 2014, mientras el americano ha aumentado un 67%, en dólares corrientes un 67% en el mismo período. Parece que, efectivamente, América va mucho mejor. Pero si consultamos las estadísticas en dólares las cosas cambian. El PIB italiano ha aumentado un 89% en los últimos catorce años, bastante más que el 67% de crecimiento del PIB americano. 

Siendo el PIB un dato importante para los economistas, para saber cómo afecta a las personas resulta más interesante estudiar el PIB por habitante. Como sea que en los últimos catorce años la población italiana solo ha aumentado un 6%, mientras la estadounidense ha crecido un 14%, resulta ser que el PIB por habitante en dólares, en Italia, ha aumentado un 78% mientras el estadounidense se ha quedado en un 47%. Si tenemos en cuenta que la inflación acumulada desde 2000 a 2014 en Estados Unidos ha sido justamente del 47%, llegamos a la conclusión de que, en términos reales, en poder de compra, el PIB por habitante en Estados Unidos ha crecido, exactamente un 0%. Mientras en Italia, el PIB por habitante en dólares constantes (actualizados por inflación americana) habría aumentado un 21%.

Miren por dónde, según como presentemos las estadísticas, resulta que es mejor haber sido, en los últimos catorce años, italiano que americano. Aunque, evidentemente, esto es también una burda simplificación. El hecho de que el PIB total dividido por el número total de habitantes aumente no quiere decir que a la mayoría de los habitantes, necesariamente, les tengan que ir las cosas bien. Vamos a otra estadística, la de la riqueza mediana por habitante, de acuerdo con las estimaciones que anualmente realiza Credit Suisse en su "Global Wealth Report". La riqueza mediana es un indicador bastante más representativo de cómo le van las cosas al común de los mortales, o por lo menos, al italiano o al americano medio. La riqueza mediana es la que tiene un ciudadano que, ordenando a todos los ciudadanos de un país por orden de riqueza se encontrara justamente en la mitad, que tuviera tantos más ricos por encima como más pobres por debajo. De acuerdo con esta estadística, es mucho mejor ser un italiano mediano que un americano mediano. Ya lo era en el año 2000, cuando un italiano mediano tenía una riqueza de 65.000 dólares frente a los 32.000 dólares del americano mediano. Pero lo es todavía más en 2014, cuando la riqueza del italiano mediano ya ha superado los 142.000 dólares frente a los 53.000 en los que se queda el americano mediano.

Visto así, hay pocas dudas. Ser italiano es mucho mejor que ser americano. Ahora bien, si se lo preguntan a un italiano les dirá que su riqueza o su producto interior bruto en dólares poco le importa, porque él gasta en euros. Si hacemos las cuentas en euros, resulta que el PIB por habitante ha aumentado solo un 23% en los últimos 14 años, mientras la inflación acumulada en el período, en Italia, ha sido del 35%, por lo que en términos reales el PIB por habitante ha retrocedido. Y si miramos la riqueza mediana, en euros, el aumento que era del 118% en dólares se queda en un 50% en euros, superior al 35% de inflacion. Está bien, pero no deja de ser un leve crecimiento del 1% anual.

Como pueden comprobar las estadísticas son unos instrumentos que nos permiten, diciendo siempre la verdad, afirmar, si queremos, de forma contundente, que es mejor ser americano que italiano. O viceversa.

Josep

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
8 comentarios
6 veces compartido

Muy interesante artículo Sr. Prats. Quería hacerle una doble pregunta sóbre cómo se calcula la riqueza por habitante: resulta simplemente de calcular el patrimonio propio menos las deudas? ¿La vivienda habitual se considera parte de ese patrimonio? Al mismo tiempo, la clase media no se entiende como la mediana, según creo. En este sentido, aunque entiendo que se trata de una cuestión muy genérica, qué papel juega la vivienda propia en el cálculo de la riqueza de una persona? Se tiene en cuenta del mismo modo - con el mismo peso - que otros activos más líquidos como cash, acciones o fondos? Disculpe la torpeza técnica de las cuestiones.

Lampros

Muchas gracias por su interés. La riqueza por habitante tal como la menciono en el post es la que calcula Credit Suisse en su Global Wealth Report. La define como riqueza por habitante adulto y se calcula como el patrimonio total menos las deudas. Incluye todos los activos financieros e inmobliarios, también la vivienda habitual. Sobre qué entendemos por clase media puede ser objeto de amplias discusiones. La mediana suele ser más representativa de lo que es la clase media que la propia media (que suele ser bastante más alta que la mediana debido al importante peso de los muy grandes patrimonios en el cálculo). De todas formas, en el estudio de Credit Suisse se dan datos mucho más detallados de distribución de la riqueza por países (porcentajes de población que tienen una riqueza menor de 10.000 dólares, entre 10.000 y 100.000 dólares, entre 100.000 y 1 millón de dólares y más de un millón de dólares). Es un documento interesante que permite obtener una muy buena aproximación a la composición sociológica de los distintos países y estimar con mayor precisión "dónde hay más clase media" o " cómo está distribuida la riqueza". Le adjunto link al documento, que seguro será de su interés.

 https://www.credit-suisse.com/ch/en/news-and-expertise/research/credit-suisse-research-institute/publications.html

 

 

 

 

Muchas gracias Sr. Prats por su respuesta y por el link.

Por esto es tan complicado ser analista fundamental. Los números son los que son pero las interpretaciones de los mismos son casi tantas como analistas con criterio propio existen.

Es usted muy elegante Sr,Prats. En su lugar, otro menos considerado podría, recordando al Sr, Churchill, cambiar interpretar por manipular. Interesante e instructivo el ejemplo.

Muy interesante

Todo es muy interpretable. ¿Que la UE no llega a sus metas? Sencillo, se cambia la fórmula del PIB y se incluyen drogas,  prostitución, contrabando de tabaco, juego ilegal,... ¿Que el PIB por habitante no cuadra? Sencillo, no se contabilizan los inmigrantes ilegales... Por mi parte solo puedo decir que el norteamericano medio vive bastante mejor que el italiano medio, una apreciación subjetiva  desde luego (tras haber estado en ambos lugares en 2013 y 2014) pero no menos "subjetiva" que los datos que nos manipulan las fuentes oficiales.

@JPtras muy acertada la estocada para abrir el debate con este tema.

El PIB entendido como el dato en valor absoluto que publican y manejan los medios de comunicación está bastante manipulado a mi entender.

En los años en los que no se cambia la metodología de cálculo del PIB, puede ser un buen indicador de cómo va un pais comparado con el mismo país el año anterior.

En países con tanta economía sumergida como el nuestro es un indicador estructuralmente sesgado.

Para comparar países el simple dato del PIB no tengo claro que sea un buen indicador.

Si queremos medir el nivel de vida de las personas que habitan varios paises desde luego hay que dividir entre el número de habitantes, y aplicar el factor corrector de la inflación (que es un indicador que también puede estar algo manipulado ya que la fórmula de cálculo varía de un país a otro y con el tiempo en un mismo pais) y del cambio de divisa (salvo que el país esté comercialmente aislado, creo que ya no hay salvo alguna tribu de Africa o del Amazonas).

Si se quiere ponderar la desigualdad tomar el indicador estadístico de la mediana como comentas es oportuno. Pero si la desigualdad tampoco preocupa tanto la simple media de PIB/habitante puede ser más significativa. Pueden presentarse diferencias significativas entre ambos datos como se ve en los ejemplos que pones.

Para valorar la felicidad de la gente de un país, o el bienestar por utilizar un término menos platónico, ahora que en muchos países del primer mundo ya no hay guerras desde hace décadas, y por tanto la felicidad o bienestar se hace más difícil de evaluar al subir toda la sociedad escalones en la pirámide de maslow, se han definido otros indicadores que aparentemente son menos objetivos, pero que quizás pueden ser más significativos como el nivel de Vida, Coeficiente de Gini, o INB, basados algunos de ellos en encuestas y por tanto con un componente subjetivo, y que complica la comparación entre paises. Pero al final somos humanos y nuestra opinión sobre nuestro estado influye mucho en nuestro estado.

 

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

El lunes que viene saldrá el sol

JPrats


18 de abril de 2017Los mercados están totalmente pendientes de las elecciones presidenciales en Francia, cuya primera vuelta tendrá lugar el próximo domingo. El lunes despejaremos muchas dudas. Si pasan a la segunda ...

Gasto sanitario

JPrats


27 de marzo de 2017El pasado viernes Trump tomó conciencia de la división de poderes. Las discrepancias entre los parlamentarios de su propio partido sobre el alcance de los cambios que había que acometer para correg...

El día del broker

JPrats


15 de marzo de 2017El próximo domingo será mi día. De pequeño, el 19 de marzo, celebrábamos mi onomástica. De mayor, debo celebrar el día del padre. Hay un día para todo, y es triste que una profesión tan sacrificada...

Carta a los inversores. Febrero 2017.

JPrats


ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Febrero 2017.Febrero ha mantenido la tónica de baja volatilidad en los mercados de renta variable del mes anterior, con variaciones porcentuales de dígito bajo en los pr...

Últimos artículos del blog de JPrats

El lunes que viene saldrá el sol
3 Comentarios
.Carta a los inversores. Marzo 2017
0 Comentarios
Gasto sanitario
0 Comentarios
El día del broker
6 Comentarios
Carta a los inversores. Febrero 2017.
1 Comentarios
La última gran ampliación
2 Comentarios
Sale LVMH, entra Crédit Agricole
7 Comentarios
El coste de la vida
7 Comentarios
¿Tan mal están los franceses?
10 Comentarios
Carta a los inversores. Enero 2017.
0 Comentarios

app version

Wed Mar 29 17:25:12 CEST 2017

2296

4797c17530a12d165c05c4bb01bc4eeec0121aa7