rforneas (12017º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
rforneas
13:13 el 17 septiembre 2012

Hoy, el objetivo es la iniciativa, no el I+D+i

Mucho se habla de que España debe investigar mucho más y ser más innovadora para poder salir de la crisis. Muchos académicos, que suelen investigar, insisten en ello. Claro que ellos suelen ser también algo investigadores y suelen valorar mucho lo que hacen, aunque los resultados no se vean del todo claros.

Bien es cierto que generar cosas nuevas es muy positivo y puede dar resultados económicos muy positivos para una sociedad. Bien es cierto, también, que para generar algo nuevo es necesario acumular conocimiento, incluso en el campo de la creatividad, lo que lleva tiempo. Pero también es cierto que lo que una economía necesita para desarrollarse es vender. Vender cualquier cosa que alguien esté dispuesto a comprar a un precio que permita cubrir los costes de producción más un margan de ganancia. Y esto no hay que olvidarlo.

Para una economía es tan importante vender pepinos como vender trenes de alta velocidad. Lo que pasa es que diez toneladas de pepinos tienen un valor de cinco millones de euros y 10 toneladas de tren tiene una valor de veinticinco millones. Y eso no es lo mismo. También es verdad que muchos pueden producir pepinos a cincuenta céntimos el kilo o menos y pocos pueden producir trenes de alta velocidad. Pero también es verdad que pepinos se van a consumir hoy y dentro de veinte años y los trenes de alta velocidad diseñados hoy difícilmente se venderán dentro de veinte años. En este último caso, se necesita que mucha gente investigue durante mucho tiempo para disponer de un nuevo tren vendible dentro de veinte años.

La economía china no se desarrolla por una deslumbrante innovación. Solo copian, y copian bien. No  tienen gran desempleo y los niveles de bienestar crecen. Sin embrago la economía suiza depende mucho de la innovación. La economía de Singapur no se ha desarrollado por la innovación, pero la finlandesa sí. Todos estos países han desarrollado sus economías partiendo de una realidad diferente, pero  de conocer bien cuáles son las fuerzas que podían explotar en el entorno internacional.

La economía española se ha desarrollado, tradicionalmente, sin ser acompañada de una maquinaria de innovación adecuada para sostener y mejorar dicho crecimiento. Se ha gastado mucho y mal en este capítulo, sobre todo dinero público, sin obtener resultados significativos. Esto nos tiene que llevar a reflexionar sobre esa inversión en los tiempos que corren, en los que el dinero es escaso, el desempleo alto, la capacidad de consumo de la población ha mermado y la productividad es baja.

Desde luego hay que investigar e innovar en todos los campos, pero hay que, por un lado, dejar que la iniciativa de investigación salga de los despachos de los políticos; por otro lado, ayudar a que las iniciativas se puedan llevar adelante, pero no tirar de ellas, que para eso están los emprendedores; además hay que priorizar las iniciativas que proporcionen efectos rápidos y notorios en el empleo y en la competitividad internacional, porque los resultados hay que venderlos, y venderlos a mucha gente.  La I+D+i  sostiene una economía en el tiempo, pero no consigue algo de la nada, por lo que no puede ser un objetivo en estos momentos.

El efecto en la economía en 2012 de una campaña de publicidad para promocionar el turismo en España tiene, hoy, mucho más impacto económico que el reciente descubrimiento de la molécula que propaga el sida, por mucho que esto último sea admirable.

Hoy el objetivo es aflorar y dar soporte a la iniciativa, esté o no esté basada en la innovación.

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
0 vez compartido
 Comentar

Últimos artículos del blog de rforneas

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5