“Este depósito o este fondo  no me da mucho, pero por lo menos no pierdo”. Seguro que no soy la única que ha escuchado esa frase más de una vez. Es una de las excusas más repetidas como cuenta en este artículo@Kaloxa.

Pero muchos inversores tendrán que revisar esa afirmación este año. Sé que la mayoría de vosotros estáis más que al día de este tema, pero para los nuevos, no está de más recordar que deben estar alerta. En especial, quienes tengan su dinero en depósitos, fondos muy conservadores o planes de pensiones de renta fija. Porque, aunque cuando termine el año vean que su saldo no ha caído, en realidad pueden haber perdido poder adquisitivo por culpa de la inflación.

Si se cumplen las expectativas del Banco de España, los precios subirán un 1,6% en 2017. Esa es la cifra mágica que todo inversor debe tener en mente para no terminar el año perdiendo poder adquisitivo.


¿Con qué activos es más fácil llegar a ese listón?

Bolsa: aunque rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras, la renta variable ha dado de manera histórica rendimientos superiores a ese 1,6% anual. Es cierto que algunos índices concretos como el Ibex 35 llevan dos años consecutivos cerrando en rojo y que el apellido “variable” implica que la rentabilidad puede llegar a ser negativa.

Pero, con un enfoque de largo plazo, los fondos de inversión que invierten en bolsa han ofrecido rentabilidades superiores al un 1,6% en los últimos 3 años, según datos de Inverco. Además de la propia evolución de la bolsa, hay que tener en cuenta los dividendos. De hecho, teniendo en cuenta ese efecto, como debería ser, la bolsa española sí subió en 2016.

Renta Fija: el escenario es más complicado para los productos de renta fija, que aspiran a rentabilidades menores. Si los rendimientos se parecen a los que han ofrecido en los últimos años de media, tendrán difícil superar a la inflación este año. Solo la renta fija internacional lo ha conseguido en el último trienio, pero tampoco le resultará fácil ahora mismo en precio por la subida de los tipos de interés

Depósitos: Son los que tienen más que perder. La rentabilidad media que ofrecen los plazos fijos, del 0,10%, según los últimos datos del Banco de España, hace prácticamente imposible que el ahorrador mantenga su poder adquisitivo. Teniendo en cuenta ese rendimiento medio, el inversor en depósitos puede " perder" en realidad hasta un 1,4% este año. Es decir, tendrá una rentabilidad real negativa con toda seguridad.

Ya os contábamos en este artículo la brutal diferencia entre invertir y dejar el dinero en la cuenta corriente o en un depósito cuando miramos al largo plazo. Con esta píldora nueva de Finect, podéis ver cuánto podríais obtener en un futuro si empezáis a poner a trabajar vuestros ahorros, según el riesgo que queráis asumir y el plazo al que queráis invertir.