Seguro que muchos de vosotros reconocéis el billete que aparece en la imagen y habéis escuchado aquello de "En mis tiempos con 1.000 pesetas comprábamos media tienda y ahora con 6 euros..." ¿Y entonces...qué ha ocurrido?

En este artículo voy a tratar de explicar que es el monstruo de la inflación y cómo afecta a nuestros ahorros.

Para definirlo de una manera sencilla, la inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios de una economía durante un período de tiempo. También representa la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores. Suele ser medida a través del índice de precios al consumo, IPC y el objetivo de las autoridades financieras como el BCE es mantenerla entorno al 2%.

¿Por qué no basta con ahorrar?

La inflación es el enemigo por excelencia de los ahorradores. No basta sólo con ahorrar y tener el dinero en una cuenta corriente o debajo del colchón. Es necesario invertir si no queremos perder poder adquisitivo.Y es que la inflación nos puede salir muy cara en el largo plazo. Para entenderlo de forma sencilla, si un smartphone cuesta hoy 200€ y la inflación se mantiene en un 5%, el mismo smartphone el año que viene costará 210€  y por tanto habremos perdido poder adquisitivo. Así, el colchón es el sitio más seguro en el que nuestro dinero perderá valor cada día.

JPMorgan  AM lo refleja muy bien a través del siguiente gráfico. En el que podemos observar que con una tasa de inflación del 2% a lo largo de 10 años habríamos perdido un 18% de nuestros ahorros.

Fuente: Fund your Future de J.P. Morgan Asset Management

A medida que la inflación aumenta, mayor será el impacto en nuestros ahorros. Por eso es muy importante invertir tratando de obtener unos rendimientos que sean como mínimo superiores a la tasa de inflación, de forma que no perdamos poder adquisitivo.

A cierre de 2016 la inflación alcanzó alrededor de un 1,5%, si observamos la rentabilidad media que ofrecieron algunos productos como los depósitos durante el año pasado del 0,15%, no consiguieron batirla. Además las expectativas del Banco de España para este año es que los precios subirán un 1,6%, por lo que es la cifra mínima que todo inversor debería exigir a sus inversiones si no quiere terminar el año perdiendo poder adquisitivo.

¿Por qué y cómo se mueven los precios?

Existen distintas teorías acerca de por qué se mueven los precios. Una puede ser explicada a través del dinero que se mantiene en circulación en una economía y otra a través de la oferta y demanda de bienes.

Es conocido que una de las estratagemas planeadas por el ejército aleman durante la Segunda Guerra Mundial consistía en imprimir dinero del enemigo y lanzarlo desde los aviones con el fin de generar hiperinflación y desestabilizar la economía. De esta forma el dinero no valdría nada y se necesitaría una cantidad enorme de billetes para comprar lo más básico. Es también curioso el caso de hiperinflación experimentado en Zimbawe en la que se llegó a imprimir un billete de 100 trillones de dólares zimbabuenses. 

Por otro lado existen teorías que afirman que la demanda y oferta es una de las razones de los cambios en los precios. De tal forma que si un bien es muy escaso la población estará dispuesta a pagar un precio mayor por él.

A continuación os dejo una píldora con la que podéis calcular cuánto puedes ganar invirtiendo a largo plazo: