Ya, ya... Que sólo leyendo el titular queda claro lo absurdo que era lo que sucedía hasta ahora, eso de pagar impuestos de plusvalías aunque hubieras perdido dinero en la venta de un inmueble. 


Pero bueno, siendo así de absurda la cosa, así era. Tu ayuntamiento te cobraba un dinero en concepto de plusvalías tanto si te habías forrado con tu casa como si habías palmado una pasta. 

Ojo, el impuesto se mantiene. Lo que cambia es que no se puede aplicar de manera automática para cualquier piso que se venda, sino sólo allí donde realmente haya plusvalías. 

Aquí la sentencia para quien le interese conocer el texto legal