El próximo 2 de julio finaliza el plazo para presentar la renta 2017. Todavía queda cerca de medio mes, pero si no has hecho el IRPF tampoco deberías dejarlo durante mucho más tiempo. Y es que nunca sabes lo que puede pasar y hay mil y un motivos que pueden hacer que finalmente faltes a tu cita con Hacienda. ¿Qué ocurriría entonces? ¿Qué pasa cuando presentas la declaración de IRPF fuera de plazo? 

Las fechas límite de la renta son las siguientes: 

 

  • 27 de junio. Fecha límite para presentar la renta con resultado a ingresar y domiciliación bancaria. 
  • 2de julio. Fecha límite para presentar la renta 2017 dentro del plazo marcado por Hacienda, ya que este año el día 30 cae en sábado.

Todo lo que supere esos dos días se considerará que entra fuera de plazo. Cuando no entregamos la declaración a tiempo nos exponemos a una sanción por parte de Hacienda. 

La cuantía de la sanción por presentar tarde la renta dependerá del tiempo que haya pasado y de si somos nosotros o la Agencia Tributaria quien detecta el descuido y del resultado de la declaración de IRPF. 

Si la declaración es a ingresar y eres tú quien declara 

Cuando nos toca pagar a Hacienda, la sanción será un recargo sobre el dinero que deberíamos ingresar. El porcentaje dependerá del tiempo que haya pasado desde que finalizó el plazo para presentar la renta. 

El baremo que sigue Hacienda para las declaraciones fuera de plazo es el siguiente: 

  • Presentación hasta 3 meses después de la fecha límite: recargo del 5%. 
  • Presentación hasta 6 meses: recargo del 10%. 
  • Presentación hasta 12 meses: recargo del 15%. 
  • Presentación con más de 12 meses de demora: recargo del 20% más pago de los intereses de demora, ahora mismo en el 3,75%. 

Como puedes ver, cuánto más tardes en pagar, peor será para tu bolsillo.

Cuando el resultado es a ingresar y Hacienda reclama 

Si no declaramos espontáneamente y es Hacienda quien debe requerir que cumplamos con el IRPF la sanción se dispara. De entrada alcanzará un recargo del 50% de la cantidad que hubiese que ingresar en su momento, aunque puede llegar a ser mucho mayor. 

Este recargo se aplica a las infracciones leves, que se dan cuando la base de la sanción es inferior a 3.000 euros con o sin ocultación. 

Para sanciones graves y muy graves el recargo puede llegar a ser del 150%. 

Si la declaración es a devolver 

Si tienes derecho a la devolución de la renta pero no presentas a tiempo el impuesto Hacienda te pagará, pero también te pondrá una multa. 

La cuantía de la sanción por hacer la renta tarde es de 200 euros, aunque puede rebajarse a la mitad directamente si se hace la renta de forma rápida y sin poner trabas al fisco. 

De hecho, si piensas que por salirte a pagar Hacienda no va a reclamar, estás equivocado. Suele hacerlo para cubrirse ante tu eventual decisión sobre si presentar o no la renta. El resultado es que si te tenían que devolver 50 euros ahora serás tú quien pague al fisco. 

Hay que recordar que Hacienda dispone de cuatro años para revisar y reclamar una declaración de IRPF. El plazo comienza a contar desde que se presenta la renta o, en su defecto, desde el final de la renta 2016. En el caso del IRPF 2017, estos cuatro años comenzarán a contar desde el 2 de julio de 2018 y se extenderá hasta el 30 de junio de 2022.