Cuando el resultado de la declaración de la renta es a pagar, Hacienda permite fraccionarlo en dos pagos para mayor comodidad. El primero de los pagos se realiza de forma inmediata, nada más presentar el IRPF. El segundo pago del IRPF llega en noviembre. La fecha límite para realizar el ingreso es el 5 de noviembre.

Si la declaración de la renta te salió a ingresar y optaste por aplazar su pago deberías tener el mes de noviembre marcado en tu calendario fiscal. Y es que la Agencia Tributaria te va a reclamar ahora el segundo pago del IRPF.

Cuánto hay que pagar

Al aplazar el pago de la renta Hacienda te habrá cobrado un 60% de lo que tenías que abonar nada más entregar la declaración de IRPF. Ahora, con el segundo pago de la renta deberás ingresar el 40% restante.

Cómo hacer el ingreso del segundo pago de la renta

En el momento de hacer la declaración de IRPF Hacienda te permite elegir dos fórmulas de fraccionar la renta: mediante domiciliación bancaria (la preferida por el fisco) o sin ella. Así es como debes proceder en cada uno de los casos:

Con el segundo pago de la renta domiciliado. En este caso Hacienda se encargará de todo o, mejor dicho, el banco. La entidad ya sabe que debes pagar, así que cargará el 40% restante de tu IRPF en tu cuenta corriente a 5 de noviembre. Después te enviará el justificante de pago. Lo único que debes hacer es asegurarte que tienes dinero en tu cuenta corriente.

Sin domiciliar el aplazamiento del IRPF. En este caso deberás pagar por tu cuenta. Para ello deberás rellenar el modelo 102 de la Agencia Tributaria que puedes conseguir en este enlace o acceder a la sede electrónica de la AEAT y hacerlo allí directamente online. Para hacerlo online necesitarás disponer de DNI electrónico, certificado digital o Clave PIN.

Recuerda que la fecha límite para hacer frente al segundo pago de IRPF es el 5 de noviembre. En caso de no realizar el pago, será como si no hubieses hecho la renta a tiempo.

¿Cuánto te debería retener Hacienda para que el IRPF no se salga a pagar?