Préstamo entre particulares alternativa a donacion

Los préstamos entre particulares son una opción de financiación cuando no quieres pedirle dinero al banco o cuando tus padres, otro familiar o algún amigo se ofrecen a ayudarte para comprar casa, coche o cualquier otra cosa que necesites.

Uno de los casos más habituales es de un padre que quiere darle un dinero a su hijo para comprar su casa o para iniciar una nueva vida como casado. La primera alternativa que viene a la mente es una donación. El gran inconveniente de esta fórmula surge cuando se toca el tema fiscal. Las donaciones tienen que pagar impuestos y si algo no gusta en España es pasar por la caja de Hacienda.

Préstamo entre particulares como alternativa a la donación

La alternativa para dejar dinero a los hijos sin pagar impuestos es hacer un preśtamo entre particulares. La razón es que una donación tributa en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones pero un préstamo no. Eso no quiere decir que esté libre de toda carga fiscal, sólo que como se devuelve el dinero, no se trata de una donación.

Eso sí, la Agencia Tributaria suele vigilar este tipo de operaciones para evitar fraudes en el pago del impuesto de donaciones. En otras palabras, que no se hagan préstamos ficticio para no pagar por donaciones. Por eso mismo exige, en primer lugar, firmar un préstamo entre particulares que resuma las condiciones de la operación.

En este sentido, las condiciones deben ser lo más parecidas a las de un préstamo al uso, especialmente en los periodos de carencia. Para que lo entiendas mejor, Hacienda vigilará si tus padres te hacen un préstamo y en el contrato estipulas que no empezarás a pagar hasta dentro de 5 años. En estos casos puede interpretar que se trata de una donación encubierta y hacerte pagar por ella

Por eso mismo la segunda exigencia de Hacienda es registrar el contrato de préstamo entre particulares a través del modelo 600 de la AEAT, el mismo que se usa para liquidar una donación. Así Hacienda tendrá las condiciones concretas de la operación y podrá monitorizar si se cumplen los pagos. De hecho, que se vaya devolviendo el dinero mes a mes es el principal baremo para determinar si un préstamo es una donación encubierta.

¿Y los intereses del préstamo? No son obligatorios. Puedes firmar un préstamo entre particulares sin intereses sin que Hacienda diga nada al respecto. De hecho, los préstamos entre familiares al 0% son los más habituales como sustituto de las donaciones.

Modelo de préstamo entre particulares

¿Cómo firmar un préstamo entre particulares? De forma muy resumida, como lo harías con un préstamo con tu entidad financiera. La ventaja es que aquí puedes ahorrarte los gastos de gestoría y las comisiones de estudio y constitución.

Las partes imprescindibles de un préstamo entre particulares son:

- La fecha y el lugar donde se firmados.

- Identificación del prestatario y prestamista.

- Cantidad que se presta (importe del préstamo).

- Plazo del préstamo o cuánto tiempo va a durar el préstamo.

- Los intereses que se aplicarán (pueden hacerse préstamos a tipo 0% o sin intereses).

- El tipo de interés concreto.

Si necesitas un modelo de préstamo entre familiares, en estos dos enlaces puedes encontrar los que propone la OCU, uno con intereses y otro al 0%. Puedes tomarlos como referencia y adaptarlos a tus necesidades.

 - Modelo de préstamo entre particulares con intereses. Descargar aquí.

 - Modelo de préstamo entre particulares sin intereses. Descargar aquí.

Una vez firmados, sólo tendrás que registrarlos en Hacienda a través del modelo 600

¿Pagan impuestos los préstamos entre particulares?

Un préstamo de padres a hijos evitará que tengas que pagar por la donación, pero no te librará del pago de impuestos. La clave en este punto depende del tipo de interés. Los préstamos a tipo 0% no generan ningún tipo de ganancia y no hay que pagar por ellos en la renta. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los préstamos que sí incluyen intereses

En una donación quien paga es quien recibe el dinero (quien obtiene el beneficio), mientras que con un préstamo paga quien presta el dinero porque es quien gana por el cobro de intereses. La tributación de los préstamos entre particulares es similar a la del crowdlending -aquí puedes ver qué debes saber antes de invertir en crowdlending-.

El dinero que recibe el prestamista en forma de intereses tributará como rendimiento de capital mobiliario al hacer la declaración de la renta. Es decir, se sumará al de los depósitos, la renta fija y los dividendos, entre otros.