Josep Borrell, ministerio de Exteriores.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sancionó la semana pasada al actual ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, por una venta de acciones de Abengoa por 9.030 euros realizada por su exmujer Carolina Mayeur en noviembre de 2015 cuando todavía era consejero de la empresa andaluza. El supervisor ha confirmado esta mañana la noticia que adelantó LaInformación.com el martes sobre uno de los miembros de mayor peso en el Gobierno de Pedro Sánchez.

Finect | Preguntas

 

Según el supervisor que dirige Sebastián Albella, el actual ministro incurrió en el supuesto de información privilegiada, un delito tipificado en la Ley del Mercado de Valores. Pese a que las acciones no eran suyas, sino que pertenecían a su exmujer, Borrell "conocía información relevante que todavía no había sido publicada" en su calidad de consejero.

El expediente administrativo sancionador se inició en julio de 2017 y se resolvió el pasado 27 de septiembre, aunque todavía es recurrible. “La resolución del expediente, dictada el pasado día 27 de septiembre, no es firme, teniendo el interesado la posibilidad de recurrir en alzada ante el Ministerio de Economía y Empresa y, en su caso, posteriormente ante la jurisdicción contencioso-administrativa”, explica la CNMV.

Operación Gonvarri: la locura de noviembre de 2015

 

Borrell fue desde 2009 a 2016 miembro del consejo de administración de Abengoa, la multinacional sevillana que era propiedad de la familia Benjumea. En noviembre de 2015, cuando las acciones de Abengoa todavía pagaban a 1 euro por acción, el gigante de la energía termosolar solicitó el preconcurso de acreedores después de caer en una crisis de liquidez que le impedía hacer frente a sus pagos corrientes y de su abultada deuda.

La CNMV no especifica la fecha exacta de la operación ni el número de títulos vendidos, pero para Abengoa fue un mes de locura que acabó peor que mal. La compañía tenía en marcha una ampliación de capital con la que pretendía captar recursos con los que salir a flote. La cotización de la compañía venía de sufrir un crash bursátil durante el verano de 2015. Llegó a caer de 3 a 1 euro por acción (+66%) entre julio y finales de octubre.

Su exmujer vendió; Borrell perdió

 

En ese momento apareció un inversor salvador. Gonvarri, la entonces filial de Arcelor Mittal y la familia Riberas (Gestamp, CIE, Dominion), se presentó ante el consejo (incluido Borrell) con el capital necesario para hacerse con el control de la empresa. Pusieron como condición que la banca aceptase una quita (reducción) de la gigantesca deuda de 20.000 millones -la más alta de una empresa cotizada- que consumía en 2015 más de 800 millones de euros anuales solo en intereses.

La banca no aceptó aquel rescate y, a finales de ese mes, Abengoa se vio abocada a entrar en preconcurso de acreedores. Su cotización se derrumbó otro 53% en bolsa el 25 de noviembre ya cada vez más cerca de cero, su nivel actual tras la reestructuración de su accionariado. La exmujer de Borrell, cuya cartera administraba el actual ministro, vendió las acciones antes de aquello sucediese. Sin embargo, el propio ministro no lo hizo con sus acciones de titularidad directa. 

Según el registro de la CNMV a 25 de octubre de 2015, Borrell mantenía en cartera 71.000 acciones valoradas entonces en unos 71.000 euros. En julio de 2016, cuando el actual ministro salió del consejo mantenía esas acciones, pero la cotización de Abengoa se situaba en 0,24 euros y su participación apenas valía 17.000 euros. A partir de aquella fecha, Borrell ya no estaba obligado a comunicar sus acciones de la empresa y, por tanto, no consta si mantiene títulos de Abengoa en cartera. Hoy cotizan en 1 céntimo de euro. Según nuestra píldora de Finect, lo habría perdido todo.

¿Cuánto he ganado o perdido con mis acciones?: