Le vengo dando vueltas a todo lo que está ocurriendo... de momento se me presentan algunas dudas: 

- Los expertos no dejan de decir, ¿si pudiéramos devaluar?, pero no podemos... por tanto no queda otra que lo que se entiende por una devaluación interna, a saber, empobrecer al país, cosa que no dista mucho del alcance de la devaluación en sí misma dado que ésta abarata al país respecto del exterior, abarata los activos, favorece las exportaciones y encarece las importaciones. Por tanto, ¡coño! ¿Porqué no devalúan internamente?, es decir, ¿porqué no empobrecen al país? en definitiva... me parece hipócrita por parte del Estado que sabiendo que ésta es la solución (quiero decir que sabiendo que aplicando las durísimas medidas que hay qué aplicar, respecto de reformas estructurales, empleo, impuestos..., reducción del gasto público, etc...) se consigue por distinto camino el mismo objetivo que si se devaluara la moneda, no lo hagan.

 - Por otro lado, el consumo hay que incentivarlo (difícil si empobreces al país), dado que la clave está en que la demanda agregada suba, para ello... hay que reducir el gasto público y compensar esta bajada con un aumento de las exportaciones netas, incentivar la inversión privada y que suba el consumo (bajando impuestos directos -cosa que va en contra del empobrecimiento del país-... ¡se me cruzan los datos! 
- Además, supongo que la oferta agregada deberá de subir también (sino rollo del equilibrio) para eso es muy simple, dado que ésta es función del capital (maquinaria) y trabajo... lo que hay que hacer es subir la productividad de ambos factores... El del capital es fácil, de hecho las empresas ahora no optan por otros medios, pero ¿el del trabajo? innegablemente sube la productividad marginal de este... dado que cada vez quedan menos especímenes de esta clase, dentro de poco el empleado será una especie en peligro de extinción. Es fundamental una reforma laboral para poder incrementar la productividad laboral que junto con el incremento de la productividad del capital favorecen la mejora en la oferta agregada. 

¡ahora ya se me cruzan los cables!