La sorpresa ha sido casi generalizada hoy, cuando la Fed ha anunciado que de momento mantiene los estímulos, que no reduce ni un ápice el ritmo de expansión monetaria. Es decir, de imprimir más de 80.000 millones de dólares cada semana mes para comprar deuda y activos ligados a hipotecas. 

¿Que quiere decir esto?

Pues a priori, más barra libre para los que ya están bebiendo a todas horas. Más impulso a los activos financieras y mantener tal cual el andamiaje que han puesto para que no se caiga la economía estadounidense. 

 

En el lado negativo, si no retiran los estímulos es porque ven la cosa más floja de lo que les gustaría. Eso en otros tiempos sería suficiente para caídas del mercado. Pero ahora la liquidez manda. 

Consecuencias: 

Wall Street ha cerrado con subidas superiores al 1%, tanto en el caso del S&P 500 como del Nasdaq. Y todo apunta a que mañana se prolongará el optimismo de las últimas semanas en las bolsas europeas. En el intradía del S&P 500 se puede ver perfectamente cuándo se ha anunciado que se mantiene el statu quo.

 

 

Otro empujoncito alcista de los bancos centrales, que no sería extraño que acercara al Ibex a los 9.500.

¿Qué os parece la cosa?