Warren Buffett no prefiere las compañías controladas por familias para invertir por motivos filosóficos. Creo simplemente que se mira los números, como estos que vi la semana pasada. 

Son unos gráficos sacados de la presentación que hizo en Madrid Eric Bendahan, gestor del Oyster European Opportunities y de la que escribí aquí.

Me llamaron poderamente la atención. Como se puede ver, la diferencia entre invertir en este tipo de compañías y el resto es abismal. Y además a los distintos plazos que se miden. 

Por compañía familiar en este caso se entiende empresas cotizadas en los que al menos un 25% está en manos de familias, según explicaba el gestor. 

Aquí se puede ver la diferencia entre invertir en el Stoxx 600 o en las compañías controladas por familias del índice, que llega a ser de hasta el 60% a diez años. 

Aquí, la rentabilidad de compañías familiares por distintos sectores.

Y aquí, cómo han ido peso las compañías familiares en el índice Stoxx 600 con el tiempo. Lógico si cada vez les va mejor a estas compañías frente al resto.

En nuestro caso, de España, digo, el ejemplo arquetipo es Inditex, que es la mayor historia de éxito entre los grandes valores en la última década.