¡Un acuerdo por fin! El Pacto de Toledo ha llegado a un consenso para que las pensiones públicas se revaloricen con el IPC en años de crecimiento económico, según ha confirmado el propio PSOE. 

Con este acuerdo, se prolongaría la subida ligada a la inflación que se arañó en el último momento de negociación de los Presupuestos de 2018, donde se contemplaba que las pensiones se revisasen en 2018 y 2019 con el incremento del IPC.

Con todo, las distintas fuerzas políticas estarían de acuerdo en que ese método de revalorización de las pensiones se mantenga en los años de crecimiento económico. ¿Qué pasa cuando la economía española atraviese dificultades? Según recoge Europa Press, el PP, Ciudadanos y PDeCAT defienden para ese escenario que se aplique el IPC a las pensiones hasta un determinado nivel de renta, y una menor revalorización para el resto de beneficiarios del sistema.

En el lado opuesto, PSOE, Unidos Podemos y Esquerra Republicana defenderían que se tome como referencia la inflación en todos los casos, sin distinción.

¿Y el factor de sostenibilidad?

La segunda medida que emergió de la negociación de los últimos Presupuestos fue el retraso de la entrada en vigor del factor de sostenibilidad hasta 2023. Era una de las dos medidas de la última reforma de las pensiones, acordada en 2013, sobre cómo se revalorizarían en el futuro (una, la que desligaba hasta ahora la subida del IPC, la segunda, este factor de sostenibilidad que incorporaba el criterio de la esperanza de vida). 

Simulador pensión pública