Quizá no tenga relación, quizá sí, pero en todo caso resulta llamativa esta noticia que cuenta CNBC. Cuenta que la lujosa joyería que Warren Buffett tiene en su pueblo, Omaha, está teniendo que despedir a gente ante la magnitud de la crisis.

Se ve que a sus convecinos, eso del efecto pobreza les ha influido y han dejado de comprarse alhajas.