Es curioso los ríos de tinta (sobre todo electrónica) que han corrido sobre el estallido de la burbuja puntocom en el año 2000 o sobre el pinchazo de la burbuja subprime en el año 2008. Sin embargo, qué poco se ha escrito de otro gran desvanecimiento que hemos vivido durante los últimos años: el de la bolsa china . Quizá le haya salvado que el estallido se produjo al mismo tiempo que el de las hipotecas basura ... Pero los datos gritan: el índice CSI 300 , el que recoge la evolución de las compañías con la etiqueta A, es decir, en las que sólo pueden invertir los ciudadanos chinos, cae todavía casi un 50% desde los máximos alcanzados hace ya casi cuatro años .

De los casi 5.900 puntos que llegó a cotizar este índice a finales de 2007, ahora cotiza todavía por debajo de los 3.000 puntos. Eso, a pesar de la fortaleza que ha seguido registrando su economía , con crecimientos más bien cercanos al 10 por ciento. Ni siquiera la bolsa española, con la grave crisis que atraviesa nuestra economía, se encuentra a niveles tan lejanos de los máximos a los que llegó a cotizar en la etapa dorada. Ahora está levemente por encima de los 10.000, cuando su máximo está en 16.000 puntos . La sangría de China es un poco menor en aquellas compañías que sí están al alcance de los inversores extranjeros . Curiosamente, como se puede ver en este otro gráfico. Aquí la caída se queda tan "sólo" en el 35% desde máximos.

En teoría, este desplome del mercado chino no debería ser tan grave para su economía , y para el efecto riqueza , como en el caso de las bolsas de países occidentales, sobre todo EEUU, ya que el capitalismo no es todavía tan popular . Sin embargo, en los últimos años sí se había dado cierta euforia entre los ciudadanos chinos que se iniciaban en el arte de invertir . Resulta complejo además saber, si realmente afecta, la medida en que lo haría, porque quizá no sería un buen mensaje que querría transmitir el Partido Comunista chino , siempre muy pendiente de su imagen en el exterior y con un control férreo de las cifras económicas que se publican. Llegados a este punto, la gran pregunta es si el claro mercado bajista iniciado hace cuatro años en China es de largo plazo, si el estallido de la burbuja que tanto había crecido en los últimos años, será tan grave como sucedió en Japón, o si poco a poco China recuperará terreno. ¿Qué opináis vosotros?