Después de las medidas de la semana pasada, ahora tocaba otras que proyectaran la imagen de que el Gobierno también actua contra los "especuladores", término utilizado expresamente hoy en el Congreso. Una medida probablemente mucho más efectista y popular que efectiva.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado hoy que se va a cambiar, una vez más, el régimen fiscal para las inversiones, como ya hicieron nada más llegar al Gobierno con la reforma del IRPF "temporal hasta 2014" que anunciaron.

Lo que ha dejado claro es que se van a volver a subir los impuestos por las plusvalías obtenidas a corto plazo. Lo que está oscuro todavía, y no lo sabremos hasta que se publique en el BOE (como para fiarse antes), es cuánto subirán estos impuestos, a qué plazos en las inversiones y, desde luego, cuando entrarían en vigor. Por ahora sólo tenemos el anuncio.

Imagino que ya que se meten a reformar estos impuestos, no se quedarán en una mera subida de impuestos a corto plazo, si no que tocarán más cositas...

Ahora hay un tipo único, con independencia del plazo de las inversiones y de los productos, aunque no de la cuantía de las ganancias. El tipo es del 21% por las plusvalías generadas hasta 6.000 euros; del 25% para las plusvalías de entre 6.000 y 24.000 euros, y del 27% a partir de 24.000 euros.

Pero sí había, como digo, neutralidad aparente en el impuesto según el plazo de la inversión. Aparente, digo, porque si la subida del IRPF realmente era temporal por dos años (como para creerselo...) ya se discriminaba a favor de las inversiones con horizonte de inversión más allá de enero de 2014.

 A esto se pasó tras una medida del Gobierno del PSOE que entró en vigor en 2007. Entonces se hizo porque "la globalización económica hace inútiles los intentos de fraccionar artificialmente los mercados financieros por tipos de activos o plazos", según se explicaba en el BOE.

Se ve que eso debe haber cambiado y no hay ya globalización económica... El argumento de Montoro es que es "injusto" que los que obtienen plusvalías a plazos cortos paguen lo mismo que los que los obtienen a plazos largos. 

Antes de aquella reforma del PSOE, las plusvalías a menos de un año tributaban a tipo marginal (según base imponible, que podía ir desde el 15% hasta el 43%) mientras que las ganancias a más de un año tributaban al 15%. 

¿Volveremos ahí? ¿Se mantendrá la exención de impuestos para el traspaso entre fondos de inversión?  Ya veremos. De momento, incertidumbre fiscal hasta que se conozcan más detalles. Y dudas entre los inversores a la hora de tomar decisiones financieras

A la deriva...