Si tienen un ejemplar de El Mundo de hoy a mano, abránlo por las páginas 22 y 23 y miren los titulares. A la izquierda, "Jaque a Nicolás Sarkozy", a la derecha, "La crisis noquea a Brown". A mi me ha impresionado. Es decir, que los líderes de dos de las grandes potencias europeas ya están con la soga el cuello, y la crisis no ha hecho más que empezar. Y en Europa del Este también se han dado revueltas muy ruidosas y violentas durante las últimas semanas. Los titulares de este tipo van a empezar a abundar a medida que la crisis económica vaya profundizando. Y no serán pocos los que acabarán como Islandia, con la dimisión en bloque del Gobierno que se conoció a prinicipios de semana, o como Bélgica, cuyo gobierno también se rindió en diciembre por el escándalo provocado por sus maniobras para rescatar Fortis. En EEUU la crisis ya se ha llevado también por delante al partido en el poder, aunque de un modo más elegante: en las elecciones. En España, de momento, no pasa nada, pero ¿cuánto tiempo durará la calma?. Según The Economist, hasta después del verano , pero igual es antes con el ritmo de destrucción de empleo que llevamos. Recuerdo que en la conferencia de clientes de Bestinver el año pasado, Francisco García Paramés dijo algo así como que no le deseaba ni a su mejor amigo ganar las elecciones a la presidencia del Gobierno que se celebraban en España el año pasado. El ciudadano, ante la carestía, precisa de respuestas claras, y si no, se rebela y exige responsabilidades. Y ahora mismo, con los avances en conectividad y los movimientos asociativos que Internet permite, el descontento se transmite a una velocidad mucho mayor que años atrás. Por eso, aún en el despertar de la crisis ya hay movimientos de este tipo. Por ejemplo, hoy los foros y noticias de distintos medios están repletos de comentarios de indignación sobre las ayudas a los bancos, porque no entienden que se dé ayudas a este sector cuando las dos mayores entidades financieras del país han dado beneficios que sumados superan los 14.000 millones de euros en 2008. Sin embargo, nadie está ahí para explicarlo, por lo que la indignación hace eco. P.D. La propuesta de "Tengo una pregunta 2.0" que ayer lanzamos desde este blog a distintos blogs financieros va por buen camino. La mayoría, bien en privado o bien a través de comentarios en el blog de ayer, se han mostrado de acuerdo con la iniciativa. Ahora falta darle cuerpo y forma.