La confianza de los constructores de vivienda en EEUU ha registrado en noviembre un brusco deterioro respecto al mes anterior y mucho más de lo esperado por los analistas. El informe publicado por la NAHB (Asociación Nacional de Constructores de Viviendas) registró una lectura de 60 puntos frente a los 67 esperados y los 68 del mes anterior. Se trata del nivel más bajo del índice desde el Brexit de junio de 2016 y la mayor caída mensual en cuatro años.

El barómetro del NAHB mide las ventas de viviendas y edificios esperados en el futuro, lo que indica la tendencia del mercado en los próximos meses. Pese a que la lectura del índice es todavía positiva (superior a 50), el movimiento a la baja ha puesto sobreaviso a los inversores. Wall Street registra fuertes caídas tras el jarro de agua fría sobre el ánimo inversor. El Dow Jones se deja un 1,8% poco antes del cierre de la sesión, el Nasdaq 100 pierde un 2,9%, mientras que el S&P 500 baja otro 1,7%.

Aviso a la Fed 

 

El declive de la confianza del constructor debe ser tenida en cuenta por los responsables políticos. Las declaraciones recientes sobre las condiciones económicas han carecido de comentarios sobre la vivienda, incluso cuando la asequibilidad de la vivienda ha alcanzado un mínimo de 10 años. Dado que la vivienda lidera en la economía, los legisladores deben enfocarse más en las condiciones del mercado residencial”, señala en su informe la patronal de los promotores inmobiliarios de EEUU en referencia al aumento de los costes regulatorios y la escasez de mano de obra.

Otra de las causas que señalan los analistas es el endurecimiento de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal (Fed). El banco central que dirige Jay Powell mantuvo los tipos en su última reunión, pero mantiene su intención de subirlos en su próximo encuentro de diciembre. El propio presidente Donald Trump llegó a asegurar en octubre que la Fed se había "vuelto loca" subiendo tipos. ¿Es así?