Hoy cierra el invierno más benigno de los últimos siete años atendiendo al retorno global de las bolsas.  El índice S&P de la bolsa de EEUU ha ganado un 12%, su mayor subida en el comienzo del año de la última década. Por su parte el Stoxx Europe 600, que agrupa a las mayores acciones europeas cotizadas, ha obtenido un alza superior al 11% en los primeros tres meses. Es su mayor revalorización en dicho periodo de los cuatro últimos ejercicios.

Tras la reunión de la semana pasada de la FED, que mostró un tono más cauto del esperado en su proceso de subida de tipos, y después de la publicación más débil desde 2012 del indicador PMI manufacturero alemán, el temor a una desaceleración global volvió a pesar en el ánimo de los inversores. Las bolsas retrocedieron y la rentabilidad del bono a 10 alemán entró en terreno negativo.

En los últimos días, a pesar de la revisión a la baja del PIB de EEUU de final de 2018, los mercados de renta variable han recuperado parte de lo perdido. Los avances en las negociaciones comerciales entre China y EEUU, que podrían alcanzar un acuerdo en el corto plazo, han servido de soporte. También la confianza en que Alemania estabiliza su crecimiento y en la economía de EEUU dando signos de reactivación ha impulsado las cotizaciones al alza. Eso sí, en los mercados no se ha quitado ojo de la decisión de la Cámara de los Lores hasta el último minuto.

 

 

Anabel Laín Aliaga

Jefa de Inversiones

Ibercaja Vida