Nos acercamos ya a final de año, época donde todas las casas de análisis suelen publicar informes con expectativas de elevados retornos de los distintos índices para el siguiente ejercicio. Debemos aislarnos de esos cantos de sirena y formarnos nuestro propio juicio. El crecimiento económico americano parece que se está volviendo menos burbujeante: el ciclo económico ha madurado, con una actividad que esperamos sea menor conforme los estímulos fiscales aplicados vayan desapareciendo y unas condiciones financieras más duras comiencen a pesar. También vamos a seguir teniendo las incertidumbres del conflicto comercial entre USA y China, las tensiones presupuestarias en Italia, la incertidumbre negociando el Brexit y un crecimiento económico frágil en varias economías emergentes. A pesar de estas nubes, creo que aún es pronto para afirmar que entramos en un mercado bajista, mientras los resultados empresariales sigan siendo sanos. Si bien es cierto que estamos llegando al final del ciclo tanto económico como de mercado, aún queda disfrutar de las últimas canciones de la fiesta alcista. Apostar por compañías líquidas, que generen caja, con poca deuda y pagando un precio atractivo es la mano que deberíamos jugar en este momento. Y siempre apostando por profesionales de la inversión ya que, como bien apuntó Warren Buffet, sólo averiguas quién está nadando desnudo cuando se retira la marea.

 

 

Pedro Lacambra Prieto

Gestora de inversiones

Ibercaja Banco