Parece que en este mercado todo va de esperar novedades. Novedades sobre la negociación comercial entre EE.UU. y China, sobre el cierre parcial del gobierno estadounidense, sobre el Brexit….  Y cuando no hay sucesos nuevos, siempre viene bien hablar de la situación macro-económica.  Comenzábamos la semana conociendo el PIB chino, un 6,6% para 2018, en línea de lo esperado pero el más bajo desde 1990. Asimismo, conocíamos una revisión de las previsiones de crecimiento globales por parte del FMI, hacia los peores números de los últimos 3 años, rebajando el crecimiento global hasta el 3,5% (desde el 3,7%), donde Alemania e Italia se llevan la peor parte, pero manteniendo las perspectivas para EE.UU. y China. En cualquier caso, lo que parece una realidad es que el crecimiento global se ralentiza y será una señal importante para los bancos centrales. Sin embargo es momento de fijarnos en un entorno más microeconómico, llega la temporada de presentación de resultados.  En EE.UU. ya ha reportado más de un 30% de compañías y casi el 80% están sorprendiendo positivamente. Y es que el mercado ha ido revisando estimaciones a la baja hasta esperar ahora unos resultados del +12% en el cuarto trimestre en EE.UU. y en Europa se han rebajado hasta el 3% (desde el 5-7% de hace unos meses). Y aquí tenemos la “novedad” que andábamos buscando: ¿igual nos hemos pasado revisando a la baja resultados?

 

Beatriz Catalán Corredor

Gestora de Fondos de Inversión

Ibercaja Gestión