El entorno de las start-up está en pleno auge y no para de cambiar. Además de la constante innovación, el sector de las start-ups ha introducido un nuevo léxico. Por ello, hemos recopilado los conceptos clave que hay que conocer.

Start-up

Se trata de una empresa recién fundada que ofrece un producto o servicio innovador. Este tipo de empresas suele llevar el apellido 'start up' durante los primeros años hasta que se consolide en su sector. La forma que tiene de crecimiento es a través de una expansión orgánica o, a través de una adquisición por parte de una empresa más grande. 

Scale-up

Las scale-ups son compañías que han experimentado un gran crecimiento. Este término es menos conocido y no abarca tantos titulares pero podemos encontrar compañías de este tipo en publicaciones especializadas en tecnología o en negocios. 

Acelerador

Se trata de un programa, cuyo objetivo es hacer crecer a las empresas en un plazo de tiempo determinado. Para formar parte de este tipo de estrategias, las start-ups deben tener una versión inicial de su producto (conocido como producto mínimo viable, MVP). Los aceleradores suelen dotar a estas compañías de oficinas, red de expertos, asesores, financiación y oportunidad para obtener nuevos inversores. 

Incubadora

Se suele utilizar como sinónimo de acelerador, una incubadora de empresas está enfocado a aquellas compañías en fase inicial, que tienen una idea o plan de negocio pero, su producto puede no estar desarrollado del todo. Al final del programa, las start-ups deben estar preparadas para presentar su idea o enseñar su producto. 

Co-working

Se trata de una oportunidad para trabajar en un espacio junto a otros emprendedores y start-ups. Es una iniciativa útil para las empresas recién nacidas, ya que disponen de un "campo de pruebas" seguro para sus ideas. El co-working suele formar parte de un programa de aceleradores o incubadoras. 

Unicornio

Se trata de una compañía cuyo valor es de 1.000 millones de dólares. Muchos unicornios son start-ups con propuestas de tecnología financiera. 

Oferta pública inicial (OPI)

Se produce cuando una empresa sale a bolsa por primera vez. Las OPIs pueden ayudar a recaudar dinero para una adquisición o para expandir la base de accionistas de la compañía. Sin embargo, las OPIs también significan ceder cierto control de la empresa a nuevos accionistas, adoptar códigos de gobierno corporativo y elaborar reportes financieros. 

Ángel inversor (investor angel en inglés)

Una persona de alto patrimonio neto, que proporciona apoyo financiero a una start-up o a un emprendedor cuando está en sus inicios. Normalmente, esta inversión económica se suele hacer a cambio de acciones de la compañía. Este tipo de figura, a veces, forma parte de un grupo que organizan eventos para conocer nuevas start-ups, aunque también suelen ser inversores independientes. 

Capital de riesgo

Una empresa de capital riesgo está formado por un grupo de inversores que proporcionan capital a empresas de nueva creación, cuyo potencial de crecimiento es alto, a cambio de acciones de la empresa. Normalmente, invierten cuando la compañía quiere comercializar y expandir su idea. 

Financiación inicial

Si el fundador de la start-up no la puede financiar, tendrá que recaudar la cantidad que necesite para iniciar su negocio. Dicho dinero se denomina financiación inicial, ya que permite al fundador 'plantar la semilla' para que la compañía pueda crecer. 

Financiación de las series A - D

Si la financiación inicial no es suficiente, la puesta en marcha avanzará a través de rondas subsiguientes de financiación denominadas series A, B y C. 

Las compañías que necesitan el último impulso antes de llevar a cabo una oferta pública inicial, llegarán hasta la financiación de serie D si no consiguen sus objetivos con la serie C. Cuando empresa se ve obligada a acudir a la última vía de financiación posiblemente vea devaluadas sus acciones, ya que le está costando más de lo esperado alcanzar la capacidad financiera para desarrollar su negocio.