Schroders
Schroders
¿Puede ser Amazon ser un caso de éxito en la lucha contra el cambio climático?

¿Puede ser Amazon ser un caso de éxito en la lucha contra el cambio climático?

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar

Amazon no es una compañía que se asocie, normalmente, con el compromiso en bajas emisiones de carbono. Pese a que el comercio electrónico suele ser mejor para el medio ambiente que las tiendas con aire acondicionado, las entregas rápidas producen un alto coste de carbono. Cualquier comprador de Amazon se puede sentir un poco culpable al usar el servicio de entrega de un día. Pero este sentimiento puede ser injustificado.

Creemos que los esfuerzos de la compañía para reducir su impacto en el cambio climático tendrán su efecto a medio plazo. Nosotros, por nuestra parte, seguimos centrados en la búsqueda de empresas que se están adaptando de manera temprana a los desafíos que supone el cambio climático o que forman parte de la solución. En este sentido creemos que tanto el uso de cloud computing como la electrificación de la “última milla” de sus entregas lo convierten a Amazon en un ejemplo a seguir para muchos otras compañías.

Cloud computing

El mundo de los negocios depende, cada día más, de los centros de datos, pero estos centros de procesamiento consumen enormes cantidades de energía y su funcionamiento tiene un elevado coste. El uso de la nube (donde los datos se almacenan, gestionan y procesan a través de una red de servidores remotos en Internet en lugar de a través de un servidor local) puede mejorar la eficiencia de los centros de datos, lo que permite ahorrar costes y reducir la emisión de carbono.

Un proveedor de cloud a gran escala como Amazon alcanza tasas de utilización de servidores del 65%, en comparación con el 15% de los servidores internos. Si las empresas se trasladan a la nube, necesitarían menos de un cuarto de los servidores que necesitarían instalar en sus instalaciones. Los servidores en la nube también funcionan de forma más eficiente, utilizando sofisticados sistemas de refrigeración e instalaciones mejor diseñadas.

Además, teniendo en cuenta que muchos de los grandes proveedores de cloud computing están comprometidos con obtener energía a través de fuentes renovables, el mix energético que alimenta la nube es un 28% menos intensivo en carbono que la media mundial.

La combinación de estos factores tiene como resultado una reducción del 88% en las emisiones de carbono de la informática empresarial. Esta demanda seguirá creciendo y presenta una ventaja competitiva en el cloud computing, no solo desde una perspectiva comercial, sino también desde la perspectiva del cambio climático.

¿E de eléctrico?

Existen pruebas convincentes que sugieren que el comercio electrónico produce menos carbono que la venta al por menor tradicional.

En primer lugar, las tiendas online tienen una huella directa de energía y emisiones mucho menor, ya que no necesita un gran volumen de almacenaje, en comparación con un minorista tradicional que necesita instalaciones para la distribución, una tienda física y luminosa, que cuente con aire acondicionado y calefacción. 

En segundo lugar, es más eficiente para el medio ambiente que un vehículo de reparto se haga cargo de un gran volumen de entregas que cada cliente de un comercio tradicional se desplace (normalmente en coche) a la tienda física.

Por ello, las empresas de comercio electrónico como Amazon están desplegando tecnología altamente sofisticada para optimizar el proceso de entrega, mejorando las rutas, para poder aumentar el número de repartos en un mismo trayecto, y acelerando la adopción de vehículos eléctricos.

Así, las empresas con grandes flotas de reparto, como DHL, Fedex y el Servicio Postal de EE.UU. están empezando a convertir sus furgonetas y camiones en eléctricos, y esto ocurrirá mucho más rápido que en el mercado de vehículos de consumo. Esto se debe en parte al rápido endurecimiento de las regulaciones sobre emisiones pero también a un tema de coste ya que la electricidad es más barata.

Aunque aún no está claro cómo Amazon logrará su ambicioso plan de hacer que el 50% de sus envíos sean neutros en carbono para 2030, el ritmo de conversión de vehículos de motor de combustión se está acelerando y será más rápido en la industria profesional y de comercio electrónico. Además, empresas como Amazon que se están adaptando a retos globales como el cambio climático, están mejor posicionadas en el largo plazo.

Como inversor y gestor del Schroder ISF Global Climate Change, mi labor es imaginar cómo será el futuro en una economía baja en carbono e identificar aquellas empresas que son una parte activa en la lucha contra el cambio climático. Porque son precisamente estas compañías las que creemos que se beneficiarán en última instancia del crecimiento estructural a largo plazo que el mercado está infravalorando.

Información Importante      
Las opiniones expresadas aquí son las de Simon Webber, gestor de fondos de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales.  Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos. Publicado por Schroder Investment Management Limited, Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta.28006 Madrid – España.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User