Alain Krief, responsable renta fija, Edmond de Rothschild: “Creemos interesante invertir en este período del ciclo económico”

Alain Krief, responsable renta fija, Edmond de Rothschild: “Creemos interesante invertir en este período del ciclo económico”

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar

La preocupación de los bancos centrales por la economía augura unos tipos bajos durante varios años más. Sus niveles de estímulos a raíz del Covid-19 están siendo superiores a los de la crisis financiera de 2008, con compras que incluyen bonos de alto rendimiento o high yield. La pandemia causó turbulencias en todos los mercados incluido el crediticio, que aportaron un aumento de los rendimientos para casi todos los activos de crédito, pero a día de hoy se han estrechado casi a niveles de 2019.

A pesar del entorno, Edmond de Rothschild decidió a finales de junio lanzar el fondo Millesima Target 2026. Enfocado a inversores moderados invierte, como mínimo, el 60% en bonos investment grade y hasta máximo el 40% en bonos high yield. Su cartera está compuesta por más de 80 emisiones y se posiciona en el nivel de riesgo tres, en una escala del uno al cinco. La expectativa de este producto es otorgar una rentabilidad anualizada neta superior al 2%, no garantizada. Alain Krief es el responsable de gestión de renta fija de la gestora. 

Han lanzado el fondo Millesima Target 2026 a finales de junio. ¿Cuáles son sus características?
Millesima Target 2026 es un fondo con vencimiento concreto especializado en deuda corporativa. Su objetivo es obtener una rentabilidad neta anualizada superior al 2 % al vencimiento del fondo el 31 de diciembre de 2026. Su estrategia se distingue por 4 puntos principales:

  • La visibilidad: la cartera se diseña pensando en un rendimiento objetivo y en una fecha de vencimiento conocida.
  • Un universo de oportunidades: en nuestra opinión, la deuda corporativa ofrece actualmente oportunidades de rendimiento atractivas en el marco de un fondo con vencimiento
  • Un horizonte a largo plazo: el mantenimiento de los bonos hasta el vencimiento (salvo en caso de impago) tiene por objeto limitar la exposición al riesgo de tipos y mantenerse al margen de las fluctuaciones de los mercados de renta fija.
  • Un buen nivel de diversificación: el fondo busca un elevado nivel de diversificación en materia de calificaciones —combinando bonos de alta calidad crediticia (investment grade) y de alto rendimiento (high yield), también llamados especulativos—, emisores y sectores.

Es importante señalar que su estrategia no se limita al carry de bonos. En efecto, en función de las condiciones de mercado, podremos realizar arbitrajes durante la vigencia del producto.
En un contexto de tipos bajos o incluso negativos, marcado por una gran volatilidad en las clases de activos de riesgo, los inversores buscan este tipo de soluciones de inversión y nos pareció importante ofrecer un producto de estas características a nuestros clientes y socios. El periodo de comercialización se extiende hasta el 31 de diciembre de 2020.
 
¿Cuáles son sus puntos fuertes con respecto a este tipo de fondos?
Este fondo es el último de nuestra gama «Millesima», lanzada en 2008. Desde ese año, hemos lanzado 9 fondos de este tipo y acumulamos hasta la fecha 2500 millones de euros, recaudados de una amplia base de inversores europeos. A lo largo de los años, hemos modificado el perfil de estos fondos, que inicialmente se centraban en el segmento investment grade y progresivamente se han abierto a los bonos high yield (también llamados «especulativos») para captar más oportunidades de rendimiento.
Por lo tanto, hemos desarrollado una larga experiencia en este tipo de productos que se suma a nuestra experiencia en la clase de activos. Nuestra especialización en este segmento se remonta a más de 25 años. Nuestro equipo de 5 gestores/analistas especializados otorga gran importancia a la calidad y al rigor de nuestro proceso de selección.
 
A pesar de un entorno difícil, ¿mantienen una visión general positiva sobre la deuda corporativa europea?
El contexto actual no es sencillo y todavía no alcanzamos a vislumbrar el horizonte de salida de la crisis. Sin embargo, tenemos varias razones para ser optimistas en lo que refiere a nuestra clase de activos.
El endeudamiento de las empresas ha aumentado particularmente y es probable que estas reduzcan sus inversiones, ya que tendrán que dedicar más recursos a reducir su endeudamiento. Si bien seguimos en un entorno de recesión, creemos que habrá un movimiento de recuperación que, en nuestra opinión, debería ser bastante fuerte.
Creemos que es interesante invertir en este período del ciclo económico porque las valoraciones siguen descontando unas futuras tasas de impago que a nuestro parecer resultan exageradas y el diferencial entre los tipos de interés sin riesgo y los de la deuda corporativa es aún demasiado amplio.
En este contexto, es fundamental hacer una verdadera diferenciación entre los valores y los sectores. Así, nuestro proceso de selección cobra pleno sentido y aporta a nuestra gestión los indicadores para mantenernos al margen de ciertos títulos.
 
 ¿Cuáles son sus convicciones sobre los bonos investment grade que predominan en su cartera?
A pesar de sus rendimientos medios relativamente bajos, consideramos que los bonos investment grade siguen siendo atractivos.
Si bien la crisis que estamos atravesando afecta claramente a los balances de las empresas, al aumentar significativamente sus deudas en algunos casos, creemos que la categoría investment grade no debería verse afectada por el incremento de los impagos. Por otra parte, el repunte del crecimiento en el tercer trimestre ha permitido la publicación de unos resultados superiores a las expectativas del mercado. Para las empresas que ya han publicado resultados, los beneficios por acción se han incrementado en promedio un 15 % de un trimestre a otro. Por último, con alrededor de 10.000 millones de euros de compras mensuales, el Banco Central Europeo apoya al mercado de bonos investment grade.
De este modo, estos últimos se han convertido en verdaderos instrumentos de política monetaria para mantener unas buenas condiciones financieras en la economía y los mercados, y a pesar del reciente repunte de la epidemia de COVID-19, es muy probable que cualquier ampliación de los diferenciales en este segmento del mercado de renta fija lleve a un aumento de las compras de bonos corporativos por parte del BCE.
Por lo tanto, esta categoría resulta particularmente interesante en el marco de una estrategia de carry dentro de un fondo con vencimiento, cuando muestra rendimientos positivos.
 

PRINCIPALES RIESGOS DE INVERSIÓN
Este fondo está clasificado en la categoría 3, en consonancia con la naturaleza de los valores y de las áreas geográficas que se presentan en la sección de «Objetivos y políticas de inversión» del documento de datos fundamentales para el inversor (DFI). Los riesgos descritos a continuación no son limitativos: los inversores deberán analizar el riesgo inherente a cada inversión y forjarse su propia opinión.
 
ESTE FONDO PUEDE INVERTIR UN PORCENTAJE DEL 40% EN EMISIONES DE RENTA FIJA DE BAJA CALIDAD CREDITICIA, POR LO QUE TIENE UN RIESGO DE CRÉDITO MUY ELEVADO.
Riesgo de pérdida de capital: El OICVM carece de garantías o protección y, por lo tanto, puede que el capital que se invirtió inicialmente no se recupere al completo aunque los suscriptores conserven las participaciones durante el horizonte de inversión recomendado
Riesgo de crédito: El riesgo principal relacionado con los títulos de crédito y/o los instrumentos del mercado monetario, como bonos del Tesoro (BTF y BTAN) o títulos negociables a corto plazo, es el de incumplimiento por parte del emisor, es decir, el impago de los intereses y/o la omisión de reembolso del capital. El riesgo de crédito también está vinculado a la degradación de un emisor. El partícipe deberá tener en cuenta que el valor liquidativo del OICVM puede variar a la baja en caso de que se registre una pérdida total en un instrumento financiero tras el incumplimiento de un emisor. La presencia de títulos de crédito directamente o a través de IIC en la cartera expone el OICVM a los efectos de la variación de la calidad del crédito.
Riesgo de crédito relacionado con la inversión en valores especulativos: El OICVM puede invertir en emisiones de empresas con calificación distinta a la categoría de inversión («non investment grade») según una agencia de calificación (que presenten una calificación BBB- según Standard & Poor’s o equivalente) o que cuenten con una calificación interna de la Sociedad gestora equivalente. Estas emisiones corresponden a valores especulativos donde el incumplimiento del emisor es más elevado. Este OICVM deberá, por tanto, considerarse en parte como especulativo y destinado especialmente a inversores conscientes de los riesgos inherentes a las inversiones en estos valores. Así pues, la utilización de valores de «alto rendimiento/High Yield» (valores especulativos donde el riesgo de incumplimiento del emisor es más elevado) podrá entrañar un mayor riesgo de deterioro del valor liquidativo.
 
Riesgo de tipos de interés: La exposición a productos de tipos de interés (títulos de crédito e instrumentos del mercado monetario) hace que el OICVM sea sensible a las fluctuaciones de los tipos de interés. El riesgo de tipos de interés representa una posible caída del valor del título y, por tanto, del valor liquidativo del OICVM en caso de variación de la curva de tipos.
Octubre de 2020. Este documento tiene una finalidad exclusivamente informativa. El presente documento ha sido publicado por Edmond de Rothschild Asset Management (France). Este documento carece de valor contractual y se ha diseñado exclusivamente a efectos informativos. Queda estrictamente prohibida toda reproducción o uso total o parcial de su contenido sin la autorización del Grupo Edmond de Rothschild. La información contenida en este documento no puede asimilarse a una oferta o solicitud de transacción en un país o territorio en el que dicha oferta o solicitud sea ilegal o donde la persona a la que vaya dirigida tal oferta o solicitud no esté autorizada a responder a la misma. Este documento no constituye y no debe interpretarse como un asesoramiento de inversión, fiscal o jurídico, ni como una recomendación de compra, venta o mantenimiento de una inversión. EdRAM no asumirá responsabilidad alguna por las decisiones de inversión o desinversión adoptadas sobre la base de la información que figura en el presente documento. Este documento no ha sido revisado ni aprobado por una entidad reguladora de ningún país o territorio. La normativa sobre el modo de comercialización de un OIC varía en función de los países. Los OIC presentados pueden no estar autorizados para su comercialización en su país de residencia. Si tiene la menor duda sobre su capacidad de suscripción a este OIC, le invitamos a consultar con su asesor habitual. Las cifras, comentarios, proyecciones y demás elementos incluidos en este documento reflejan la opinión de EdRAM sobre los mercados y su evolución, habida cuenta del contexto económico y de la información disponible a la fecha. Por tanto, pueden no resultar pertinentes en la fecha en que el inversor tenga acceso a ellos. Por tanto, EdRAM no asumirá responsabilidad alguna respecto de la calidad o la exactitud de la información y los datos económicos procedentes de terceros. Toda inversión conlleva riesgos específicos. Por consiguiente, se recomienda al inversor que se asegure de la adecuación de cualquier inversión a su situación personal recurriendo, si procede, a asesoramiento independiente. Además, deberá consultar el documento de datos fundamentales para el inversor (DICI/KIID) o cualquier otro documento requerido por la normativa local, facilitado con anterioridad a cualquier suscripción y disponible en la web http://funds.edram.com o de manera gratuita a solicitud del interesado. Las rentabilidades y la volatilidad pasadas no garantizan rentabilidades ni volatilidad futuras y no son constantes en el tiempo. En particular, pueden verse afectadas independientemente por la evolución de los tipos de cambio. Los datos de rentabilidad no tienen en cuenta las comisiones y los gastos originados en la emisión y el reembolso de participaciones o acciones del OIC. «Edmond de Rothschild Asset Management», o «EdRAM», es el nombre comercial de las entidades de gestión de activos (incluidas las filiales y entidades afiliadas) del Grupo Edmond de Rothschild. Este nombre hace referencia asimismo a la división Asset Management del Grupo Edmond de Rothschild. Edmond de Rothschild Asset Management tiene una sucursal española registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (la “CNMV”) bajo el n. 47, con domicilio social en Paseo de la Castellana, 55 - 28046 - Madrid. La información adjunta no forma parte o constituye un prospecto oficial del fondo y no ha sido registrada, verificada o aprobada por la CNMV. El número de la CNMV de Millesima Target 2026 es n. 1930 Para obtener más detalles e información sobre el fondo, consulte el folleto del fondo, los estatutos y los informes financieros, que están disponibles en cualquier distribuidor autorizado o de la CNMV.

 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User