Pérdidas en los bonos, pérdidas en las bolsas... Pero al fin y al cabo, pérdidas asumibles de momento. Eso es lo que puede estar pensando mucha gente con inversiones más o menos tradicionales. Pero ayer sucedió algo que está dando mucho que hablar hoy en el mercado y que ha terminado con inversores que tendrán que asumir fuertes pérdidas o incluso puede que un valor de cero en su inversión en una clase de productos que han sido o serán liquidados.

Qué fue eso tan grave que ha pasado

La volatilidad, el Vix, también conocido como índice del miedo se disparó ayer más de un 100%. Eso provocó un tsunami en una serie de productos que tienen el comportamiento inverso a la volatilidad: cuando ésta cae, ganan dinero, cuando sube lo pierden. Como el mercado era una balsa de aceite y la volatilidad estaba en mínimos, durante mucho tiempo esta ha sido una apuesta más que rentable.

Pero cuando el indicador del miedo se dispara de manera tan abrupta como este lunes provoca unas pérdidas que sus sistemas de control se ven obligados a detener: A partir de cierto nivel, la entidad que los ha emitido puede decidir liquidarlos. 

Eso es lo que ha sucedido con algunos de estos productos (ETN, más adelante lo explicamos). Primero la entidad japonesa Nomura y más tarde Credit Suisse han lanzado un comunicado anunciando la liquidación de sus productos inversos sobre la volatilidad. Salvando las distancias y aunque la situación tiene poco que ver, es difícil que la mente no viaje a 2007, cuando BNP decidió congelar tres fondos para impedir los reembolsos. 

El primero en anunciar a sus clientes que liquidará el producto y les dará solo un 4% del valor que tenían al cierre del día anterior ha sido Nomura: "Pedimos disculpas desde el fondo de nuestros corazones por causar un gran incoveniente a los clientes". Casi en la apertura de Wall Street, Credit Suisse anunciaba también que liquidará su producto, el VelocityShares Daily Inverse VIX Short Term ETN. 

La entidad sufre también en bolsa, entre rumores de que este producto pueda costarle una buena suma de millones de euros, algo que el banco suizo, por cierto, ha salido a desmentir.

Este es el desplome que había sufrido el producto de Credit Suisse tras el cierre de mercado del lunes, en el after hours.

Qué son los ETN y por qué se pueden liquidar

Los ETN son diferentes a los ETFs (fondos cotizados). Los primeros son notas emitidas por entidades privadas, más parecidas a un bono, por lo que si quiebra el emisor, el inversor asume una pérdida total, al contrario de lo que sucede en los fondos de inversión o fondos cotizados.

Estos productos, como por ejemplo el de Credit Suisse, contemplan que la entidad pueda liquidarlos si superan determinado nivel de pérdidas. La subida tan repentina de la volatilidad ayer provocó la caída suficiente como para que puedan activar ese mecanismo.