Miyuki Kashima, gestora de renta variable japonesa de BNY Mellon, estuvo la semana pasada presentando su estrategia en Madrid. 

Durante la presentación Miyuki, que dirige el equipo de inversiones de renta variable japonesa de BNY Mellon con más de 34 años de experiencia repasó las perspectivas para la renta variable japonesa, su visión sobre las acciones niponas y  profundizó en la cartera del fondo que gestiona BNY Mellon Japan Small Cap Equity Focus Fund

La gestora cree que actualmente existe una oportunidad que rara vez se presenta en Japón. Tras dos décadas de estancamiento, la economía nipona está afianzando su recuperación. Las políticas llevadas a cabo por el primer ministro Shinzo Abe han sido exitosas y están surtiendo efecto. Así los datos clave de la tercera mayor economía del mundo, como el paro y las quiebras de empresas, se sitúan en mínimos multianuales. 

Pero la recuperación aún no se ha reflejado en los mercados de valores, tal y como afirmaba Miyuki. A lo que hay que añadir que los inversores internacionales parecen continuar infraponderados en la región. 

En su opinión, esto deja valoraciones atractivas en bolsa japonesa, que además ayuda a diversificar las carteras por su baja correlación con otros mercados. 

Dentro de la región, las small caps japonesas son las claras beneficiarias de la recuperación económica que se está produciendo ya que según Miyuki tienden a subir más durante un mercado al alza al tener una mayor exposición a la parte doméstica de la economía. 

A esto hay que sumarle, tal y como se puede observar en los gráficos, dos datos: por un lado, que las cantidades acumuladas de recompra de acciones aumentaron en un 38% interanual en 2018, por otro, que el retorno de los accionistas está en uno de los niveles más altos en décadas. Y las valoraciones, todavía atractivas en comparación con otros mercados desarrollados.

Para ganar exposición a este segmento del mercado japonés en la gestora tienen el BNY Mellon Japan Small Cap Equity Focus Fund, compuesto por un equipo de cinco profesionales liderado por Miyuki que lleva más de 33 años cubriendo compañías japonesas y en el que el gestor principal Kazuya Kurosawa acumula una experiencia de 21 años en el sector. 

Como ya hemos comentado se trata de un fondo concentrado en compañías japonesas de pequeña capitalización, la cartera se encuentra compuesta por un total de entre 20 y 30 acciones. Y concentra las mejores ideas del equipo gestor en la región, con un nivel de rotación de entre el 30% y el 50%.

Así el fondo cuenta con cuatro estrellas morningstar y ha conseguido batir a su índice de referencia en el largo plazo obteniendo una rentabilidad anualizada a 5 años superior al 10% y cercana al 8% a 3 años que varía en función de la clase escogida.  En lo que se refiere a costes la comisión de gestión se mueve entre el 0,75% y el 2% según la clase y el capital invertido.