Ha sido dos semanas intensas para el Pacto de Toledo y el futuro de las pensiones públicas. Si el martes 19 los integrantes decidían posponer la reunión prevista por sus diferencias, apenas siete días después cerraban un acuerdo de mínimos para ligar la subida de las pensiones al IPC. ¿Qué ha cambiado realmente con este acuerdo? ¿Cómo afectará a tu futura pensión? ¡vamos a verlo!

Acuerdos del Pacto de Toledo

Qué se ha acordado sobre las pensiones

Las comisión del Pacto de Toledo ha acordado “la revalorización anual de las pensiones en base al IPC real (…) como el mecanismo que ha de servir para conservar el poder adquisitivo de las pensiones”. Además, establece que “la revalorización debe ser diferenciada de cualquier otra acción de mejora encaminada no a conservar, sino –cuando lo permita la situación económica y con la oportuna cobertura legal-, a aumentar dicho poder adquisitivo”.

En otras palabras, liga el aumento de las pensiones a la evolución del IPC como norma general sin cortapisas ni peros en función de la marcha de la economía del país.

Por qué se ha llegado a este acuerdo

El Pacto de Toledo se creó en 1995 para iniciar una “etapa de concertación” en materia de Seguridad Social. En otras palabras, los partidos políticos creaban una comisión que se encargase de sentar las bases generales sobre la evolución de la Seguridad Social al margen de cuestiones políticas. Así se aseguraban que las reformas de calado no se modificaran ante un cambio de Gobierno.

Esta sigue siendo a día de hoy una de las funciones del Pacto de Toledo y uno de los motivos por los que se ha alcanzado este acuerdo de mínimos que deja de lado, por ahora, los temas que venían separando a los integrantes de la comisión. A saber, si el IPC debía ser troncal a la hora de calcular la revalorización de las pensiones o sólo un elemento más a tener en cuenta junto con otros.

En su recomendación el Pacto de Toledo señala que “la Comisión constata que el vigente Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) no goza del suficiente consenso político y social” y por eso propone el cambio. En otras palabras, subir las pensiones sólo un 0,25% mientras la Seguridad Social estuviese en déficit estaba generando constantes protestas en la calle y un clima de crispación social y política.

Qué cambia en las pensiones tras el acuerdo

La realidad es que el acuerdo del Pacto de Toledo no cambia nada. Y es que la comisión sólo realiza una serie de recomendaciones que después los partidos políticos deberán plasmar en el Congreso con acuerdos.

El acuerdo de mínimos vuelve a poner al IPC como el eje central para calcular el aumento de las pensiones, pero poco más. Todavía falta ver cómo se articula esta recomendación, si es que se tiene en cuenta a la hora de legislar.

La realidad es que llegado el momento de cambiar el sistema de revalorización de las pensiones es fácil que vuelvan a surgir las mismas cuestiones que se plantearon antes del acuerdo. La razón es que como ya precisaron desde el Ejecutivo, el actual sistema de Seguridad Social sólo es viable para los próximos 10 años y cambios como el que propone el Pacto de Toledo no van ayudar a que ese periodo se alargue precisamente.

Qué va a pasar ahora con las pensiones

La subida de las pensiones en 2018 es un hecho que no tiene marcha atrás, incluida la paga extra a los jubilados que ya cobraron en julio. Lo mismo ocurre con la subida de las pensiones de 2019, que se realizará en base a lo que marque el IPC.

A partir de ahí, salvo un cambio legislativo, se recuperaría el sistema anterior que usa el IRP para calcular el incremento de la pensión. En otras palabras, que los partidos se han dado dos años para concretar esa recomendación y mientras, el Gobierno ya ha dejado caer que podrían aumentar más los impuestos para sufragar ese gasto extra de las pensiones.

¿Sabes cuánto tendrás de pensión cuando te jubiles?: