La tentación de los inversores es apegarse a lo que ya saben. No es una mala costumbre, de hecho, es una estrategia defendida por los grandes gurús de la inversión como Warren Buffett. No obstante, los inversores también tienen que tener en mente los beneficios de la diversificación

La tabla de a continuación subraya la importancia de distribuir el dinero, ya que al diversificar reduces el riesgos e incluso mejoras el rendimiento de tu cartera a largo plazo. Es importante recalcar que los rendimiento pasados no garantizan rendimientos futuros. 

¿Cuáles son los beneficios de la diversificación?

Pongamos como ejemplo el oro. Se suele decir que es el diversificador por excelencia, ya que no está correlacionado con el movimiento de otros activos. De hecho, se percibe como un activo refugio en momentos de volatilidad en los mercados. Cuando en 2011 los mercados cayeron un 5%, aquellos inversores que tenían capital invertido en este metal consiguieron aliviar las pérdidas gracias a que subió un 11%.

Por tanto, los beneficios de la diversificación se pueden describir de varias maneras:

Gestión del riesgo:  no perder dinero es un imperativo crucial para los inversores. Con cada inversión existe un riesgo asociado que varía según el tipo de activo y, por ello, tener diferentes activos significa que este riesgo disminuye. 

Mayor acceso a tu dinero: la facilidad con la que puedes entrar o salir de una inversión es importante. Vender una propiedad puede llevar mucho tiempo en comparación con la venta de acciones, por ejemplo. Tener diferentes tipos de inversión que varían en términos de "liquidez" (la facilidad de compra y venta) significa que puedes vender algunas inversiones en caso de que de repente necesites dinero. 

Suavizar los altibajos: la frecuencia y magnitud con que aumentan y disminuyen sus inversiones determinan la volatilidad de su cartera. La diversificación de las inversiones puede brindar una mayor posibilidad de suavizar esos picos y depresiones.

“Para mí, los méritos de la diversificación no se pueden enfatizar lo suficiente. He gestionado estrategias multiactivo durante más de 20 años e inevitablemente me he enfrentado a algunos períodos bastante turbulentos para los mercados. La capacidad de moverme entre diferentes tipos de activos me ha equipado de una mayor facilidad para navegar en mercados turbulentos", afirma Johanna Kyrklund, directora Global de Inversiones Multi-Asset en Schroders. "La diversificación, si se administra de forma cuidadosa y constante, puede ofrecer rendimientos más suaves; es una herramienta clave para ayudar a equilibrar los rendimientos alcanzados frente a los riesgos asumidos".  

¿Demasiada diversificación?

No hay una regla establecida en cuanto a cuántos activos debe tener una cartera diversificada: muy pocos pueden agregar riesgos, pero también pueden tener demasiados. Además, una excesiva inversión en diferentes clases de activos puede resultar muy compleja a la hora de administrar la cartera, sobre todo, si se trata de un inversor particular. 

¿Cuáles han sido los mejores y peores activos desde 2005?

El oro fue el activo con mejor desempeño, reforzando su reputación como activo refugio en tiempos de incertidumbre. Vale la pena señalar que gran parte de las ganancias se obtuvieron en la primera parte de ese período antes de que llegara la incertidumbre de la crisis financiera. En cambio, las materias primas han sido los activos con peor rendimiento durante los pasados 14 años. 

En término reales, 1.000 dólares invertidos en oro en 2005 ahora valdrían 2.925 euros, lo que supone un beneficio anual del 8,3%. En cambio, la misma cantidad de dinero invertida en materias primas ahora solo serían 630 dólares, lo que representa una pérdida del 2,3%. 

 

Información Importante      
Las opiniones expresadas aquí son las de Ben Wicks, director de
Data Insights and Research Innovation y Mark Ainsworth, director of Data Insights and Analytics de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales.  Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos. Publicado por Schroder Investment Management Limited, Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta.28006 Madrid – España.