La Venta con Alquiler Garantizado, también conocida como Sale & Leaseback en los países anglosajones, permite a las Personas Mayores realizar la venta de su vivienda pero sin dejar de disfrutar del uso de la misma, ya que simultáneamente a la venta de la propiedad pasan a convertirse en inquilinos del piso mediante el establecimiento de un contrato de alquiler con el comprador hasta su fallecimiento (modalidad vitalicia) o por el plazo que la Persona Mayor estime oportuno (modalidad temporal).

 

VENDEDOR (Persona Mayor)                          INQUILINO

 

COMPRADOR (Persona Física/Jurídica)                    ARRENDADOR

 

Las condiciones en las que una Persona Mayor puede realizar la Venta de su vivienda con alquiler garantizado son libres, como en cualquier compraventa, pudiendo por tanto establecer el precio que crea más conveniente.

 

No obstante, los profesionales de GRUPO RETIRO, como mediadores expertos en este sistema de venta, realizan un análisis exhaustivo de todos los parámetros que influyen en la operación para poder determinar las mejores condiciones de viabilidad en el mercado:

 

-          Precio de venta: realizamos una tasación de la vivienda, un análisis comparativo de los valores de la zona, estimación de la proyección de revalorización a futuro, la revisión de la situación legal de la finca, el cálculo de los costes ordinarios y extraordinarios del inmueble (ITE, reformas necesarias, mejoras de la vivienda), tributos (IBI y Tasa Residuos Urbanos), etc.

 

-          Precio de alquiler: se establece después de llevar a cabo un estudio de los alquileres que existen en el mercado para una vivienda de las mismas o similares características.

-          Condiciones finales de la operación: a partir de los precios de venta y alquiler de la vivienda se analiza la rentabilidad que tendrá la operación para el comprador, garantizando que se ajuste a la situación actual de mercado.

Normalmente, estas operaciones llevan un descuento del precio de venta respecto al valor de mercado de entre un 5% - 20% según zonas de ubicación y valores de los inmuebles. Hay que recordar que la Persona Mayor no está obligada a continuar como inquilino si no lo desea por algún motivo, por lo que el comprador no tiene asegurado al 100% el tener un arrendatario garantizado, lo cual repercute en que se establezca a su favor un pequeño descuento de mercado.

La rentabilidad media exigida por los inversores en estas compraventas es de entre el 4% - 6%.