9 de junio de 2014

Mañana presentaré el fondo Abante European Quality ante un auditorio de inversores institucionales. Algunos de ellos ya lo han comprado y espero que los demás, algún día, también lo compren. Los inversores institucionales son las personas que gestionan dinero ajeno y por ello deben ser, si cabe, más rigurosos que los inversores particulares a la hora de tomar decisiones.  

La mayor parte de mis ahorros la tengo invertida en el fondo que gestiono. Pero la mayoría del dinero que hay en el fondo no es mío, sino de otros inversores. Soy inversor particular, pero principalmente, soy inversor institucional. Por ello, estoy obligado a ser especialmente claro y transparente. No puedo decir simplemente "confia en mí, que yo ya sé lo que hago" como podría hacerlo, en un monólogo imaginario, si solo gestionara mi cartera. Tengo que explicar claramente qué hago y por qué lo hago.

El inversor institucional tiene que poder identificar, claramente, qué tipo de riesgo y qué tipo de rentabilidad puede esperar obtener si invierte en un fondo gestionado por otro.  Necesita poder prever cómo encajará dicho fondo en una cartera más amplia, con unos objetivos de volatilidad o pérdida máxima a un plazo determinado que, probablemente, estén determinadas en su propio mandato.

Los ingredientes de mi fondo son fáciles de entender. Se trata de valores de gran capitalización del área euro. A corto plazo la rentabilidad y la volatilidad que se puede esperar de una cartera con dichos ingredientes es claramente identificable. No puede ser muy distinta de la del Euro Stoxx 50. A medio plazo y, especialmente a largo, el acierto en la selección de unos valores en detrimento de otros, debe permitir obtener diferenciales de rentabilidad. 

Mi actividad como gestor empezó con el año 2005. A finales de este año cumpliré mi primera década. La rentabilidad y la volatilidad diaria de mi fondo no ha diferido mucho de la del Euro Stoxx 50. Anualmente he podido obtener un diferencial positivo de rentabilidad.  Algunos años solo un punto más que el índice; otros años hasta diecisiete puntos más. En promedio algo más de diez puntos anuales por encima del índice. En nueve años y cinco meses un 175% de rentabilidad, frente aun 13% del índice. Desde que nació el fondo Abante European Quality, hace un año y dos semanas, un 27% de rentabilidad, frente al 17% del índice. Con una correlación del 99% con el Euro Stoxx 50 y con una beta de 1,03. 

El inversor institucional que compra mi fondo sabe perfectamente qué riesgos corre. Y son dos. A corto plazo el riesgo Euro Stoxx 50. A medio y largo plazo, el riesgo Josep Prats.

Josep