¿Es mejor cobrar los dividendos en efectivo o en acciones?

¿Es mejor cobrar los dividendos en efectivo o en acciones?

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar

Es mejor cobrar el dividendo en metálico o como acción

Todo el mundo que invierte en bolsa se ha hecho esta pregunta alguna vez en su vida. No hace falta seguir una estrategia de inversión por dividendo para preguntarse si es mejor cobrar el efectivo o en acciones.

Las dos alternativas son igual de válidas para el inversor, pero la fiscalidad de los dividendos cambia dependiendo de cuál elijas y no es la única diferencia. Sin embargo, lo primero es tener claro en qué consiste cada una de ellas.

Cobrar dividendos en forma de capital

Es la manera tradicional de premiar al accionista. Cuando la empresa tiene beneficios, reparte ese dinero entre sus accionistas. Con el paso de los años esta simple regla se ha ido puliendo y complicando.

Hoy en día ya no sólo se reparten dividendos en metálico a cuenta de los resultados. De hecho, hay compañías que basan parte de su atractivo en su política de dividendos y hay incluso ranking con las que más dividendos reparten y también las que más tiempo llevan haciéndolo.

El reparto de beneficios en metálico tiene dos implicaciones. La primera es sobre la cotización de la empresa en bolsa y la segunda sobre tu bolsillo en forma de impuestos.

Cada vez que una compañía reparte dividendos, el precio de sus acciones se resiente. En teoría, ese importe se descuenta de la cotización del valor de forma más o menos directa. A modo de ejemplo, si una acción cotiza a 100 euros y reparte un dividendo de 1 euro por acción, su valor pasaría a ser de 99 euros.

¿Y la fiscalidad? Con los dividendos en acciones es clara: tributan el IRPF como un rendimiento de capital mobiliario dentro de las rentas del ahorro. Esto quiere decir que pagarás entre un 19% y un 23% por ese dinero que recibas dependiendo del resto de tus inversiones. Además, el bróker cargará directamente una retención del 19% sobre el dinero que recibirás a cuenta del IRPF.

Cobrar dividendos en acciones

Ha pasado de ser una opción residual a algo que la mayoría de empresas ofrece. Como su propio nombre indica, consiste en abonar el dividendo con acciones de la compañía en lugar de hacerlo en metálico.

Para ello normalmente se emiten nuevas acciones de la empresa, aunque también se pueden usar acciones que la empresa tenga en autocartera. Cuando la empresa ofrece cobrar el dividendo en acciones, lo más habitual es que se haga en forma de derecho de suscripción o script dividend.

Sobre ese derecho el accionista podrá después venderlo, a precio cerrado o a precio de mercado, o hacer valer su derecho y recibir las acciones.

Como con el dividendo en metálico, las nuevas acciones también diluirán el precio de los títulos de la empresa en bolsa. Y es que el valor bursátil de la empresa no cambiará, pero sí habrá más acciones entre las que se repartirá.

El cobro del dividendo en acciones también tiene sus implicaciones fiscales dependiendo de la opción que elijas:

  • Venta de los derechos en el mercado. Se genera una ganancia patrimonial en el IRPF y pagarás entre un 19% y un 23% en la renta, además de poder aprovechar la plusvalía para compensar pérdidas y ganancias.
  • Venta de los derechos a la empresa. En este caso tributará como un dividendo en metálico y será un rendimiento de capital mobiliario.
  • Cobro del dividendo en acciones. En este caso el pago de impuestos se difiere al momento en el que vendas los títulos y tributa como cualquier otra acción. En este caso, el precio de compra de la acción será el resultado de partir el coste total de adquisición entre el número de acciones nuevas y liberadas y su antigüedad será la de las acciones que originaron el derecho de suscripción.

Aquí puedes ver cómo incluir los script dividend en la renta.

¿Cómo es mejor cobrar los dividendos? ¿En acciones o en metálico?

Ahora que ya tienes claro en qué consiste cada alternativa, sólo queda saber cuál es mejor y ya te adelanto que no es una respuesta de sí o no. La mejor forma de percibir los dividendos depende de tu estrategia de inversión.

Si lo que buscas es vivir de las rentas y generar un ingreso en efectivo, buscarás empresas que repartan dividendo en metálico y primarás cobrar el dinero en tu cuenta cuando se entregue.

¿Y si estás invirtiendo a largo plazo? En este caso cobrar el dividendo en acciones supone mantener tu apuesta por la empresa en la que has invertido. También te permite aprovechar el diferimiento fiscal, ya que no pagarás impuestos hasta que vendas esas nuevas acciones. Además, como al hacerlo generarás una ganancia o una pérdida patrimonial, tendrás más flexibilidad para optimizar tus impuestos.

En este sentido, desde un punto de vista estrictamente fiscal, cobrar el dividendo en acciones es lo óptimo.

Por el contrario, recibir el dividendo en metálico cuenta con la ventaja de que el dinero ya está en tu cuenta y puedes hacer con él lo que quieras e invertirlo en otros títulos si prefieres. Para el inversor conservador es una fórmula de ir recuperando parte de su inversión al tiempo que deja que el precio de la acción suba.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User