Acaba de salir hace un rato el dato del PIB americano, que ha caído un 3,8%, frente al 5,5% que se esperaba. La lectura inicial de los mercados ha sido positiva y han pasado de perder un 2% a ponerse casi en positivo. Pero la interpretación de los datos no resulta tan positiva, tanto el consumo como la inversión sí han caído lo que se esperaba. Y básicamente el dato sale mejor porque ha habido una acumulación importante de inventarios.