Sostenibilidad, renta fija, transición energética... Así ha sido la primera jornada de FINECT BIOS III

Sostenibilidad, renta fija, transición energética... Así ha sido la primera jornada de FINECT BIOS III

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar

La inversión socialmente responsable inunda, cada vez con más fuerza, los mercados financieros. Resulta difícil encontrar gestoras que no ofrezcan a sus partícipes vehículos para invertir de forma sostenible. La pandemia ha impulsado iniciativas de inversión relacionadas con el medio ambiente y con el cuidado de la sociedad, las siglas ESG comienzan a estar presentes en la mayoría de eventos financieros y el número de inversores interesados en fondos de inversión que apoyan a empresas con ganas de cambiar el mundo, aumenta rápidamente. No hay dudas, la inversión en economías verdes es imparable y las oportunidades en esta temática, casi inagotables y sumamente interesantes.

Para explicar dónde se encuentran y cómo aprovechar tales oportunidades, Nick Henderson, Portfolio Manager Global de BMO; Suzanne Hutchins, Portfolio manager on the Real Return strategy and leader of Real Return team de BNY y Yashica Reddy, Investment Director de Schroders han participado en la primera jornada de la tercera de edición de BIOS, el evento gratuito organizado por Finect que recoge las mejores tendencias de inversión. Aquí puedes disfrutar de nuevo de sus ponencias y en este enlace puedes acceder a las presentaciones elaboradas para el evento.

Otro tema que ha despertado el interés de los inversores es la consecución de rentabilidades positivas en renta fija en un escenario como el actual. Aunque la renta variable ha recibido mayor atención por parte de gestores e inversores, el universo de renta fija esconde también oportunidades atractivas que han de tenerse en cuenta en la configuración de las carteras. 

Eliezer Ben Zimra, Co-Fund Manager de Carmignac Portfolio Unconstrained Euro Fixed Income de Carmignac y Jeremy J.W. Cunningham, Fixed Income Investment Director de Capital Group han sido los encargados de descubrir las características, retos y oportunidades del mercado de renta fija.

A través del siguiente enlace, se puede acceder a las fichas de los fondos de inversión que han protagonizado la primera jornada de BIOS III.

Rentabilidad y sostenibilidad en una única solución

Que la inversión socialmente responsable ha llegado para quedarse no es una idea nueva. Gobiernos e inversores están convencidos de que la obtención de rentabilidad y el cuidado del medioambiente y de la sociedad deben ir de la mano. Así lo ha explicado Nick Henderson, Portfolio Manager Global de BMO, en la primera ponencia de la tercera edición de BIOS
El mundo se enfrenta a numerosos desafíos. El envejecimiento de la población, el cambio climático y la creciente urbanización de las sociedades, entre otros retos, condicionan el presente y definirán el futuro, poniendo en el centro de la escena a aquellas empresas capaces de asumir y de dar respuesta a los retos mencionados. Compañías como el banco HDFC Bank, que trabaja para lograr que 190 millones de personas en la India tengan la posibilidad de disponer de una cuenta corriente, se presentan como las verdaderas ganadoras de un entorno tan desafiante y vertiginosamente cambiante.

Son este tipo de organizaciones las que busca, analiza y adquiere el equipo de BMO, tal y como ha explicado Henderson. Su objetivo es descubrir negocios de calidad, solventes, que se encuentren en el mercado a un precio adecuado y que sean gestionados por equipos directivos responsables y con dilatada experiencia.

La gestora entiende la inversión socialmente responsable y el cumplimiento de criterios ESG como una oportunidad, la oportunidad de encontrar entidades con elevado potencial de crecimiento y de generación de resultados que, al mismo tiempo, contribuyen positivamente a cambiar el entorno en el que operan. Para aprovechar dicha oportunidad, los gestores siguen una filosofía de inversión que se apoya en tres pilares: evitar, invertir y mejorar (avoid, invest, improve). Evitan compañías de escasa calidad que no cumplan criterios ESG, invierten en aquellas cuyos beneficios proceden de enfrentar y de solucionar retos como el cambio climático y ayudan a mejorar a las empresas que poseen en cartera con el fin de reducir sus riesgos y de incrementar su valor.

El fondo BMO Responsible Global Equity Fund, gestionado por un equipo profesional con amplia experiencia, supera a su índice en un 2,8% anualizado a cinco años y permite medir e informar a sus inversores, mediante un informe anual, del impacto real de sus inversiones.

Una solución flexible para aprovechar oportunidades en renta fija global

Obtener rentabilidades positivas invirtiendo en renta fija es posible. Precisamente, ese es el objetivo perseguido por Eliezer Ben Zimra, Co-Fund Manager de Carmignac Portfolio Unconstrained Euro Fixed Income, de Carmignac. El gestor y su equipo llevan a cabo una búsqueda de oportunidades de inversión analizando deuda pública y corporativa, deuda de entidades financieras, deuda corporativa estructurada, bonos vinculados a la inflación, e Investment Grade y High Yield, tanto en mercados desarrollados como emergentes.

Consideran que, en los mercados de renta fija, ya se ha puesto precio a un elevado número de buenas noticias, los precios ahora son elevados, dicen. Por este motivo, apuestan por la clase alfa en detrimento de la clase beta. El equipo invierte en compañías dedicadas al crudo, al gas y al turismo, empresas como Carnival, easyJet y Pemex, que, ya antes de la pandemia, se gestionaban de forma muy satisfactoria. También lo hace en deuda financiera subordinada, en bancos como BBVA o BNP Paribas, pues asegura que éstos forman parte de la solución para lograr la recuperación económica, que no presentan ningún problema de solvencia y que sus valoraciones son muy atractivas. Las expectativas de los gestores con respecto a la inflación, especialmente en Estados Unidos, son bastante positivas, porque los bancos centrales se plantean objetivos flexibles antes de considerar subidas de tipo de interés.

El fondo presentado por Eliezer Ben Zimra, Carmignac Portfolio Unconstrained Euro Fixed Income, acumuló una rentabilidad del 25,27% a tres años (2,28% anualizada), gracias, entre otros factores, “a una adecuada diversificación, a la construcción de carteras conscientes del riesgo y a la complementariedad de fuentes de valor añadido”, tal y como ha comentado Ben Zimra.

Su gestión se basa en tres pilares fundamentales: la asignación activa de activos a lo largo del universo de renta fija (invirtiendo, por ejemplo, en bonos soberanos o en crédito), el enfoque dinámico y flexible en lo que a la duración modificada se refiere (es decir, en relación a la exposición a los tipos de interés) y el enfoque de abajo-arriba (bottom-up) del proceso de inversión, que permite delegar a analistas expertos en el mercado de renta fija el análisis y la selección de las mejores oportunidades de inversión en crédito o en mercados emergentes.

Inversión sostenible. ¿Teatro o realidad?

La inversión socialmente responsable se ha convertido en una de las protagonistas indiscutibles de 2020 y, sin duda alguna, continuará estando muy, muy presente en 2021. Aun así, todavía hay quien se pregunta “¿de verdad es tan importante la inversión sostenible?” “¿es solo una especie de teatro o una realidad inevitable que transformará el mundo y la inversión?” A éstas y a otras cuestiones ha dado respuesta Suzanne Hutchins, Portfolio manager on the Real Return strategy and leader of Real Return team de BNY, en la tercera ponencia de la primera jornada de BIOS III.

“Vivimos en un mundo en plena transición, un mundo complejo, interconectado, un ecosistema en el que han de entenderse las distintas tendencias que se están desarrollando para poder invertir con éxito”, ha explicado Suzanne. Una de estas tendencias, la inversión socialmente responsable, está influyendo, como nunca antes lo había hecho, en la economía mundial. Un ejemplo de ello es que, aunque, tradicionalmente, la información sobre responsabilidad social no se ha considerado información financiera, en la actualidad, los aspectos relacionados con el medioambiente, con el liderazgo y la gobernanza, con el capital social y humano y con el modelo de negocio y la innovación están determinando el resultado de las inversiones. De hecho, a la hora de invertir, es muy importante, según la gestora, tener presente que, para ser exitosas, las empresas deben mantener el equilibrio entre tres vectores: el vector social, el vector medioambiental y el vector financiero, consiguiendo resiliencia en el largo plazo y sostenibilidad, asegura la gestora.

En su proceso de inversión, el equipo gestor centra su atención en cuatro áreas principales:

  • Los proveedores de soluciones: son compañías con mucho potencial de crecimiento que dan respuesta a problemas y desafíos sociales y medioambientales.
  • El equilibrio de los stakeholders y de sus intereses: ha de lograrse un equilibrio entre los objetivos de bienestar social, de cuidado y protección medioambiental y de generación de beneficios financieros sostenibles.
  • La transición de ciertas compañías: determinadas empresas modifican sus modelos de negocio para proporcionar beneficios sociales y medioambientales en su entorno.
  • La exclusión (no consideración) de los “perdedores”: el equipo evita invertir en organizaciones que, por ejemplo, participan de la degradación medioambiental o que violan los principios del Pacto Global (UN Global Compact Principles).

Para descubrir y aprovechar oportunidades, los gestores identifican sectores que liderarán el crecimiento estructural a largo plazo, establecen un marco determinado para la generación de ideas, buscan el equilibrio perfecto entre factores medioambientales, sociales y económicos y construyen carteras resilientes compuestas por modelos de negocio sólidos y robustos.

El fondo BNY Mellon Sustainable Global Real Return Fund ha conseguido una rentabilidad del 7,27% en 2020 y del 2,76% en lo que va de año, siguiendo una estrategia de rentabilidad real, lanzada hace 16 años, totalmente descorrelacionada y multiactivo. Para lograr tales rentabilidades, persigue tres objetivos: la selección de títulos utilizando criterios ESG, la flexibilidad en la clase de activos y el énfasis en la preservación del capital.

Transición Energética: un cambio estructural en el sector global de la energía

Invertir en energías limpias es una de las soluciones más rentables para luchar contra el cambio climático. Conscientes de ello, gobierno e inversores apoyan la actividad de aquellas compañías que lideran la transición hacia la energía limpia. Yashica Reddy, Investment Director de Schroders, ha explicado los motivos, las consecuencias y otras cuestiones relacionadas con la inversión en transición energética.

El sector de la energía está viviendo un cambio de enorme importancia, una transición de la energía obtenida a partir de combustibles fósiles a la llamada energía limpia”, afirma Yashica. Se trata de un cambio estructural que tiene lugar una vez cada 70 años. Más de 100 billones de euros se invertirán en energías limpias hasta 2050, asegura la gestora. Es, por tanto, una tendencia de inversión en el largo plazo a la que todavía le queda mucho recorrido.

Los factores que impulsan y potencian dicha tendencia son, entre otros: la necesidad de reducir drásticamente las emisiones globales (en un 33% hasta 2030); las políticas globales que apoyan cambios en los sistemas energéticos para conseguir objetivos ambiciosos establecidos en distintas regiones como China, India, Nueva Zelanda o Brasil; los estímulos verdes aprobados y los cambios que se están produciendo en el comportamiento de los consumidores.

La tendencia se concreta en tres cambios estructurales (motivados por mejoras económicas, por nuevas políticas y por cambios en la demanda de los consumidores): la descarbonización de la generación de energía, la electrificación del uso de la energía y el incremento de la eficiencia en el consumo.

A pesar de los buenos resultados obtenidos hasta el momento en el sector, el valor de las compañías implicadas va a continuar en ascenso, explican desde Schroders. Por este motivo, consideran que la transición energética ofrece numerosísimas oportunidades de inversión.

El fondo Schroder ISF Global Energy Transition invierte en toda la cadena de valor de la transición energética, desde la generación hasta el consumo de energía. Gracias a su enfoque activo, los inversores logran ganar exposición a todos los sectores implicados en la transición energética.

Durante el proceso de inversión, el equipo gestor construye un universo temático propio; analiza, evalúa y selecciona compañías y construye y gestiona la cartera elaborada.

El fondo ha cosechado una rentabilidad anualizada a un año superior al 70%. Sin embargo, como se mencionaba anteriormente, esta tendencia tiene todavía "mucho recorrido por delante", afirman desde la gestora.

Oportunidades en el sector de la deuda corporativa global de grado de inversión

Jeremy J.W. Cunningham, Fixed Income Investment Director, de Capital Group, ha tratado las oportunidades de inversión en renta fija. El gestor explica que la renta fija cumple cuatro funciones fundamentales:

  • Diversificación con respecto a la renta variable: cuando hay volatilidad en los mercados de renta variable, la exposición a renta fija ayuda a proteger la cartera.
  • Generación de flujos: los inversores deberían recibir rentas provenientes de distintas fuentes.
  • Preservación de capital: la renta fija está diseñada para devolver al inversor lo que éste ha prestado.
  • Protección de cara a la inflación: Ciertos elementos en renta fija protegen a los inversores en escenarios inflacionistas.

El mercado de renta fija corporativa a nivel global es un mercado ingente, no solo por el número de compañías que emiten bonos, sino también por los tipos de bonos emitidos. Se trata de un escenario perfecto para los gestores activos, puesto que han de realizar una exhaustiva labor de análisis y selección de compañías en busca de las mejores oportunidades. Es, además, un mercado muy líquido, incluso en situaciones adversas, cuyo tamaño supera los 11 trillones de dólares. En la última década, y según ha explicado la gestora, este mercado ha vivido un auge debido a que las empresas han intentado conseguir financiación mediante la emisión de bonos en los mercados de capitales para asegurarse una fuente de financiación alternativa al mercado bancario.

El fondo Capital Group Global Corporate Bond Fund (Lux) se incluye en la categoría de renta fija corporativa de grado de inversión y gestiona un patrimonio de más de 2.000 millones de dólares. Nació en 2018, pero sus gestores cuentan con una amplia experiencia en la gestión de este tipo de inversiones.

Un equipo formado por analistas especializados en áreas y sectores muy concretos, analizan y seleccionan cuidadosamente las compañías. Para ello, los gestores de renta variable y de renta fija comparten información y conocimiento valioso que contribuye a generar valor durante el proceso de inversión, descubriendo, estudiando y escogiendo las mejores empresas.

Sigue esta tarde la segunda jornada de BIOS III

La segunda jornada de esta tercera edición del Best Investment Opportunities Summit regresa esta tarde a las 16:00 horas.

Esta gran fiesta de la inversión, cuenta con el patrocinio de Aberdeen Standard Investments, BMO, BNY Mellon IM, Capital Group, Carmignac, Fidelity International, Natixis IM, Nordea, Schroders, Vontobel, el apoyo de EBN Banco y la colaboración de Aseafi, CFA Society Spain y EFPA España (y sumará horas de recertificación para la formación continua).

Si todavía no te has apuntado al evento tan solo tienes que hacer clic aquí e inscribirte al grupo BIOS en Finect. Y si ya asististe a la primera o a la segunda edición o lo viste ayer podrás acceder a él sin necesidad de registrarte de nuevo.
 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User