5 fondos de bonos ligados a la inflación para rentabilizar la subida de precios

5 fondos de bonos ligados a la inflación para rentabilizar la subida de precios

3
Me gusta
1
Comentar
Guardar
Compartir

fondos ligados a inflacion

La inflación mantiene el ritmo imparable que arrastra desde 2021. El medidor español de la inflación, el Índice de Precios de Consumo (IPC), subió en marzo hasta el 9,8% interanual, según el dato definitivo del INE. Son más de dos puntos porcentuales por encima del mes anterior. Este dato incluye el golpe que la guerra en Ucrania ha supuesto sobre los precios. 

Por si fuera poco, la subida generalizada de precios no es un oasis español. La tendencia durante los últimos meses es global y potencias económicas como Estados Unidos también tienen una inflación elevada en estos momentos. La misma situación se vive en Europa.   

Así, a los particulares se les escapa el dinero por los bolsillos… y también de la cuenta corriente: mismos ingresos y precios de la vida más altos dan lugar a un resultado claro: perdemos dinero con los ahorros parados

¿Una subida pasajera o una realidad que ha venido para quedarse más tiempo? Los fondos de inversión de bonos ligados a la inflación son una de las opciones para proteger el ahorro. Los inversores tienen a su disposición algunos vehículos entre los que destacamos 5 fondos de bonos ligados a la inflación.

Y para quienes quieran profundizar un poco más en la inflación y en qué va a deparar esa inflación en 2022, este vídeo seguro que aclara unas cuantas dudas. 

¿Qué son los bonos ligados a la inflación?

Los bonos ligados a la inflación son bonos cuyos rendimientos dependen del nivel de inflación que haya en el futuro. Suelen ofrecer la misma protección que los bonos tradicionales (un tipo de activo de perfil conservador, poco arriesgado), con la ventaja de que pueden proteger el valor de nuestros ahorros.

¿Cómo es esto posible? Los bonos los suelen emitir los gobiernos, que por regla general recaudan más impuestos cuando la inflación sube. A cambio, son capaces de pagar más a los bonistas. 

También hay bonos ligados a inflación donde el emisor es una empresa (deuda privada). Son los bonos corporativos. Los ingresos de las empresas tienen una alta correlación con la inflación de la economía. 

Cómo funcionan los bonos ligados a la inflación 

Los bonos tradicionales o nominales pagan en el momento de su vencimiento un tipo de interés fijo a mayores del capital inicial invertido. La cosa es distinta con los bonos ligados a la inflación: pagan más o menos dinero según la inflación sea más alta o más baja. 

Un caso práctico: prestamos 10.000 euros al gobierno en bonos ligados a la inflación. A cambio, la administración nos pagará un 1% de interés anual y se compromete a devolver el dinero en un plazo de 10 años (ajustado al nivel de precios). Supongamos que al cabo de 10 años la inflación promedio ha sido alta (del 4%). Supone un aumento sobre el capital inicial del 48% (incluida la magia del interés compuesto). Cuando recuperemos el dinero, éste habrá pasado de 10.000 a 14.800 euros

Ahora bien, a diferencia de los bonos tradicionales, cuyo tipo de interés se conoce de antemano, los ligados a la inflación no nos garantizan una cifra exacta al recuperar la inversión. También es cierto que la tendencia económica habitual es que el nivel de precios suba. 

5 fondos de bonos ligados a la inflación 

Cuando tienes claro que esto de los bonos ligados a la inflación encaja en tus planes, toca pensar con qué fondo posicionarse. A continuación señalamos 5 fondos que podrás contratar con una inversión mínima asumible. 

Todos ellos tienen un histórico de rentabilidad favorable, aunque esto no significa necesariamente que en el futuro repliquen los beneficios cosechados en el pasado. Para entender mejor qué porcentaje de nuestras inversiones deben suponer, o si se ajusta al perfil de cada inversor, una opción es contactar con un asesor financiero de forma gratuita desde la web de Finect.

Sabadell Bonos Inflación Euro 

La oferta de este tipos de fondos de bancos españoles la integran, entre otros, el Sabadell Bonos Inflación. Contratable a partir de 200 euros, este vehículo invierte en bonos ligados a la inflación denominados en euros. Estos bonos pagan cupones a intervalos fijos y devuelven el principal de la inversión en el momento de vencimiento. Se caracterizan por ajustar el cupón y el principal de forma periódica en función de la evolución del índice de precios al que van referenciados. 

Casi todo el patrimonio se invierte en bonos soberanos. Casi la mitad de la cartera invierte en este activo de renta fija a más de 5 años, y casi toda la otra mitad a plazos de más de un año. En 2022 ofrece un rendimiento del 2,5% y en 2021 vivió su mejor año (4,48%), al calor de la subida de precios. Sabadell fija la comisión de gestión en el 0,7% y un coste por depositaría del 0,05%. 

 

Caixabank Smart Renta Fija Inflación 

El banco catalán cuenta con su propio fondo para defenderse de la inflación. De vocación también europea, al menos el 50% del patrimonio va a parar a renta fija pública de emisores referenciadas a la inflación de la zona euro. La duración recomendada de la cartera puede llegar a los 12 años según la valoración del mercado que haga el equipo gestor del fondo. Pero la duración media estimada de la cartera supera los 4 años. 

Caixabank fija el mínimo de inversión para entrar al fondo en 1 euro. Replica una cartera optimizada elaborada por la  propia  gestora,  con  el  objetivo de conseguir  una rentabilidad  similar  a  la  de  su  índice  de  referencia, ICE BofA Euro Inflation-Linked Government Index. Este las primeras semanas de 2022 el fondo acumula una subida del 1,12% (4,78% de rentabilidad anualizada a 3 años). Durante 2021 se benefició del comienzo de la subida de precios (5,82%). Los gastos corrientes fijados por el banco catalán son del 0,37%. 

La deuda soberana de Francia, Italia y Alemania suponen más de dos tercios de la exposición de la cartera. Cerca de un tercio de los activos de renta fija vencen a más de 10 años. 

 

M&G Lux European Inflation Linked Corporate Bond Fund 

La gestora londinense M&G busca con este fondo una rentabilidad igual o superior a la inflación europea durante periodos de 3 años. Invertir en este vehículo es posible a partir de 1.000 euros (para la clase de acciones Euro A Acumulación). Como mínimo, un 50% de la cartera está invertida en bonos ligados a la inflación emitidos por compañías con una calificación de crédito elevada.

La expectativa es que una parte significativa de la inversión se lleve a cabo con derivados combinados con deuda soberana indexada. El gestor también puede invertir en activos no ligados a la inflación susceptibles de mostrar una buena evolución en un entorno inflacionario. 

Centrado en renta fija con vencimiento a 1-3 años y 3-5 años, el fondo acumula un rendimiento del 3,3% en los 12 últimos meses. Solo este año (enero a marzo) consigue un retorno positivo del 1,2%. Los gastos corrientes (suma de comisiones) están fijados en el 0,71%. 

 

Ostrum Euro Inflation 

Uno de los fondos de su categoría con más recorrido. Este vehículo de Natixis IM fue fundado en 2005. Invierte hasta un 75% del patrimonio gestionado en bonos indexados a la inflación, en euros, y de emisores de la zona euro. Esto hace que pueda ofrecer unas comisiones más bajas que los fondos de la categoría que son de gestión activa: la tasa de gastos totales (TER) es del 0,8%

Puede estar expuesto a bonos nominales y bonos indexados a la inflación internacionales con cobertura en euros con el fin de diversificar más la cartera, advierte la gestora en el folleto. Durante 2021 tuvo un buen comportamiento: logró un 5,88% de rentabilidad, que ha prolongado en 2022: renta un 2,43%. La rentabilidad acumulada a 3 años supera el 5,2% y destaca frente a otros de su categoría por la rentabilidad a diez años. 

 

Nordea 1 - European Inflation Linked Bond Fund

La gestora nórdica Nordea AM está detrás de este vehículo que invierte al menos dos tercios del total de sus activos en bonos vinculados a la inflación emitidos por autoridades públicas o empresas de la zona euro. El fondo también invierte al menos dos tercios del total de activos en títulos de deuda con una calificación a largo plazo de AAA/Aaa o inferior, pero no inferior a BBB-/Baa3, o equivalente.

El equipo gestor tiene en cuenta criterios de inversión sostenible (ASG). Por ello, el fondo invierte teniendo en criterios de buena gobernanza y en menor medida de medioambiente y sociales. En 2021 ofreció a los inversores una rentabilidad del 5,4% que ha continuado este 2022 (0,75% durante el primer trimestre del año). Nordea AM no fija un mínimo de inversión para suscribir este fondo, cuya comisión de gestión es del 0,6% (más una posible comisión de suscripción de hasta el 3%). 

 

A través del comparador de fondos de Finect puedes ver las características de estos 5 fondos a la vez… o comparar otros que tú quieras.

Existen fondos de bono ligados a la inflación de EE UU, pero la oferta de estos productos comercializados en España es escasa, además de requerir al particular una inversión inicial elevada. Algunos de ellos, que puedes consultar en Finect, son: 

¿Pensando en invertir sin tomar muchos riesgos pero no te acaba de convencer esto de los bonos ligados a la inflación? Pásate por el escaparate de riesgo bajo. Ahí podrás consultar otros productos que quizá se ajusten a tu pefil. 

Recientemente, dos asesores financieros (Adrián Viturro de Inversimply y José Manuel Marón de Fortuna SFP ) pasaron por el consultorio de Finect para clarificar qué hacer con las inversiones en estos tiempos de inflación. Esto es lo que nos contaron:

Para saber más:

Mejores fondos para invertir en activos refugio… y contra la inflación
 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User