Pensión contributiva y no contributiva: qué son, requisitos de acceso y cuantía

Pensión contributiva y no contributiva: qué son, requisitos de acceso y cuantía

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar

pension_contributiva_pension_no_contributiva_finect

La Seguridad Social trabaja como un sistema de reparto, en el que los trabajadores de hoy pagan las pensiones de los jubilados actuales. De igual modo, para acceder a una pensión contributiva se exige que los actuales pensionistas hayan aportado su granito de arena al sistema durante su vida laboral, que debe ser de, al menos, 15 años. Pero, ¿qué ocurre con las personas que no llegan a ese mínimo de años y que apenas tienen ingresos? Para estos ciudadanos, que bien pueden ser españoles o nacionales de otros países, con residencia legal en España, existen las pensiones no contributivas. Y dentro de este grupo se encuentran las pensiones no contributivas de invalidez y las pensiones no contributivas de jubilación

Ambas pensiones no contributivas aseguran a todos los ciudadanos en situación de jubilación o invalidez, y en estado de necesidad una prestación económica, asistencia médico-farmacéutica gratuita y servicios sociales complementarios. Además, también reconocen la viudedad u orfandad en favor de familiares. 

En cuanto a su financiación, mientras que las pensiones contributivas reciben sus fondos del sistema de Seguridad Social, las pensiones no contributivas se financian con cargo a los Presupuestos Generales del Estado mediante transferencias de crédito al de la Seguridad Social.

De todas formas, de cara a vivir una jubilación sin trabas económicas resulta conveniente realizar un plan de ahorro complementario. En este sentido, cuanto antes empecemos el tiempo jugará más a nuestro favor. Entre los productos más demandado para este objetivo se encuentras los planes de pensiones, pero si tienes dudas o no sabes por donde comenzar, desde Finect te proponemos una herramienta con la que de forma gratuita podrás encontrar al profesional que más se adapte a tus necesidades personales.

 

Qué es una pensión no contributiva

La pensión no contributiva asegura a todos los ciudadanos en estado de jubilación y en situación de necesidad económica una prestación económica, asistencia médica y famacológica gratuita y servicios sociales complementarios. Se puede acceder a ella sin haber cotizado a la Seguridad Social o sin haberlo hecho el número de años necesarios para poder disfrutar de una pensión contributiva.

Qué requisitos hay que cumplir para cobrar una pensión no contributiva en 2020

Para poder acceder a una pensión no contributiva resulta imprescindible cobrar menos de 5.538,40 euros anuales. Eso sí, en el caso de vivir con familiares de hasta segundo grado de consanguinidad, la cuantía depende del número de personas con las que se conviva y del grado de parentesco con el que se esté relacionado. 

En el caso de convivir con su cónyuge o parientes de segundo grado, la cuantía queda establecida en 2020 en 9.415,28 euros para dos personas, en 13.292,16 euros para tres, y en 17.169,04 euros, en el caso de convivir cuatro personas. Pero si entre los parientes alguno es padre o hijo, la cuantía asciende hasta los 23.538,20 euros, para dos personas, hasta 33.230,40 euros para tres, y hasta 42.999,60 euros para cuatro. 

Requisitos específicos pensión no contributiva de jubilación

En el caso de una pensión no contributiva de jubilación resulta necesario haber cumplido los 65 años y haber residido, como mínimo, 10 años en territorio español. Dentro de este periodo, al menos, dos años deben ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de la pensión no contributiva.

Por otra parte, la pensión no contributiva de jubilación es incompatible con la pensión no contributiva de invalidez y con las pensiones asistenciales, incluidas las ayudas por terceras personas, como las de asignación familiar por hijo a cargo mayor de 18 años y con discapacidad igual o superior al 65%.

Requisitos específicos pensión no contributiva de invalidez

Para acceder a una pensión no contributiva por invalidez se exige tener entre 18 y 65 años y un grado de invalidez superior al 65%. Además, se debe haber residido en territorio español, al menos, durante cinco años, de los cuales dos deben ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de la prestación.

El derecho a Pensión no Contributiva de Invalidez no impide el ejercicio de actividades laborales, sean o no lucrativas, compatibles con la discapacidad del pensionista y que no representen un cambio en su capacidad real para el trabajo. De percibir un salario, éste se tiene en cuenta a la hora de sumar las entradas de capital de cara al límite de ingresos establecido para la pensión no contributiva. 

Cuánto cobro por una pensión no contributiva en 2020

La cuantía individual de la pensión se establece en función del número de beneficiarios de pensión no contributiva integrados en la misma unidad económica de convivencia, de los ingresos personales y de los ingresos del resto de personas que conviven dentro de la misma unidad económica de convivencia. 

Como mínimo, la pensión no contributiva implica en 2020 unos ingresos de 1.384,60 euros anuales, que corresponden con el 25% del importe íntegro de la pensión, que en 2020 está establecido en 5.538,40 euros anuales. Esta cuantía se abona en 12 mensualidades más dos pagas extraordinarias al año. 

De este modo, la paga mensual para la pensión íntegra está establecida en los 395,60 euros. Mientras que la mensualidad de la pensión mínima no contributiva se sitúa en los 98,90 euros. En el caso de convivir dos beneficiarios de pensión no contributiva en el mismo hogar, se cobrarán 4.707,64 euros anuales, es decir 336,26 mensuales. En el caso de tres personas, la pensión no contributiva se reduce a 4.430,72 euros anuales, lo que suponen 316,48 euros mensuales.  

Cómo solicitar una pensión no contributiva

Mientras las pensiones contributivas se gestionan de manera centralizada por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, las pensiones no contributivas se encuentran bajo el paraguas de cada Comunidad Autónoma que a su vez tienen transferidas su funciones y servicios al Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO).

Para poder acceder a una pensión no contributiva, bien sea de invalidez o jubilación, se debe presentar una solicitud en las oficinas de los Servicios Sociales de cada Comunidad Autónoma, del Imserso o de cualquier otra sede de la Seguridad Social. Junto a la solicitud debe presentarse el DNI de la persona beneficiaria de la prestación y el certificado de empadronamiento. Además, deberá aportarse documentación que justifique los ingresos, y en el caso de invalidez también el certificado que lo declare.

Qué es una pensión contributiva

Todos los ciudadanos que hayan cotizado 15 años a la Seguridad Social tienen, siempre y cuando dos de ellos hayan sido justamente antes de acceder a la jubilación, tienen derecho a una pensión contributiva.

Qué requisitos hay que cumplir para cobrar una pensión contributiva en 2020

Para acceder a la pensión contributiva mínima hay que estar afiliado a la Seguridad Social, y, como mínimo, se deben haber cotizado 15 años, dos de ellos inmediatamente anteriores al retiro. Con esos 15 años de cotización se puede acceder a la pensión mínima, que será del 50% de la base reguladora e irá incrementándose con cada día de más que se cotice. 

En 2020, la edad de jubilación exigida es de 65 años, si se acreditan al menos 37 años cotizados, o 65 años y 10 meses si se tienen menos de 37 años. Asimismo, la Ley General de la Seguridad Social prevé distintas modalidades de jubilación anticipada, así como la posibilidad de una jubilación parcial y flexible.

Cuánto cobro por una pensión contributiva en 2020

La cuantía de la prestación se determina en función de los años cotizados al sistema y de la base de cotización. La pensión mínima para 2020 se sitúa en los 8.461,60 euros con cónyuges no a cargo. 

¿Sabes cuánto tendrás de pensión cuando te jubiles?:

Además, la Seguridad Social garantiza unas cuantías mínimas mensuales en determinadas prestaciones, que varían en función de la edad del pensionista y de que tenga o no familiares a su cargo, siempre que no supere el límite de ingresos establecido.

pension_contributiva_limite_ingresos_finect

Pensión contributiva de jubilación

pension_contributiva_jubilacion_finect

Pensión contributiva por incapacidad permanente

pension_contributiva_incapacidad_permanente_finect

Pensión contributiva por viudedad

pension_contributiva_viudedad_finect

Pensión contributiva por orfandad

pension_contributiva_orfandad_finect

Pensión contributiva a favor de familiares

pension_contributiva_familiares_finect

Seguro obligatorio de vejez e invalidez (SOVI)

pension_contributiva_sovi_finect

Cómo solicitar una pensión contributiva

Una vez cumplidos todos los requisitos, el ciudadano que esté en condiciones de recibir una pensión contributiva debe rellena el modelo de solicitud de pensión de jubilación en el centro de atención e información de la Seguridad Social del Instituto Nacional de la Seguridad Social que le corresponda. 

La petición debe formalizarse, cuando el trabajador se encuentra dado de alta, en los tres meses anteriores o posteriores al cese de la actividad profesional. Sin embargo, la prestación económica que le corresponde tiene efecto desde el día siguiente a la finalización de su trabajo. 

Si no se puede realizar el proceso burocrático en las fechas establecidas, el derecho a pensión no se pierde pero el beneficiario comenzará a disfrutar de su pensión con una retroactividad máxima de tres meses desde la presentación del impreso. 

¿Cuales son los mejores planes de pensiones para comenzar a invertir?:

0 ComentariosSé el primero en comentar
User