Hace unas semanas os presentábamos a Alicia y Leticia, dos amigas a las que lo único que las diferenciaba era el momento en el que habían empezado a invertir. Con este ejercicio teórico lo que pretendíamos era mostrar el increíble efecto del interés compuesto y la importancia de empezar a invertir cuanto antes. 

A raíz de este artículo, y de muchos comentarios en redes que decían que la rentabilidad media que usamos en el ejemplo era excesiva (a efectos ilustrativos, del 10% anual, aunque también hemos usado en otros casos un 7%), nos surgió una duda: ¿En realidad, qué rentabilidad a largo plazo esperamos los inversores en nuestras carteras? Así que decidimos preguntaros directamente.

La pregunta en concreto fue la siguiente:


Y, por lo visto, las expectativas son bastante altas en general, a pesar de la situación de los mercados y de los años de subidas que acumulan las bolsas. Hasta un 81,53% de los encuestados espera una rentabilidad media superior a un 5%. De estos, la mitad espera obtener más de un 8%; en total 415 de los 510 encuestados.

Solo un 17% espera menos de un 5% durante los próximos diez años. De este 17% un 2,36% espera entre un 0% y 2%, doce personas en total.

Estas expectativas de inversores particulares en España están bastante en línea con los de esta otra encuestra que hizo Schroders entre inversores de todo el mundo.

¿Qué os parecen estos resultados? ¿Os sorprenden? Os leemos en comentarios.

Os dejamos a continuación esta calculadora que muestra los tremendos efectos del interés compuesto a largo plazo, en función de la rentabilidad que elijas.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?: