Almirall, la farmacéutica española, sube más de un 10% en el parqué y recupera los máximos del año pasado tras comprar una cartera de productos de la división de dermatología de Allergan en Estados Unidos. La operación ha costado unos 473 millones de euros, aunque todavía esta sujeta a la aprobación de competencia en EEUU, que se espera para el cuarto trimestre del año.  El portfolio está compuesto por compañías de de “marcas maduras y en crecimiento, como Aczone, Tazorac o Seysara, tal y como ha publicaco la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en un hecho relevante.

 Asimismo, con esta compra Almirall reforzará su división de dermatología (que actualmente supone un 34% de sus ventas) y supondrá una aportación de unos 120 millones de euros anuales para las cuentas de la farmacéutica. "Gracias a esta operación, Almirall recuperará peso en el mercado de Estados Unidos y tendrá un impacto positivo en su margen de ebitda. Además, destacamos otros dos efectos positivos: una optimización de la estructura de su capital y un mayor potencial para que aprueben Seysara, su medicamento que se encuentra en fase III", apuntan los expertos de Banco Sabadell. Pese a ello, los analistas de la entidad aconsejan 'vender' por no ver un potencial suficiente para cambiar su recomendación. 

No obstante, gracias a esta compra, Almirall, una de las más castigadas durante 2017 por su 'profit warming' (revisión de sus previsiones a la baja), ha conseguido revalorizarse más de un 57% desde que comenzara el año. Además, es una de las 'habituales' de los gestores españoles.

A cierre del segundo trimestre de 2018, de los 58 fondos que la incluyen en su cartera, Magallanes Iberian Equity tiene una exposición del 4,08% (la ha aumentado desde el primer trimestre, cuando poseía un 3,77%), siendo una de sus principales apuestas. Por su parte, Cobas Iberia tiene otro 1,06%. En cambio, azValor Iberia ha decidido sacarla de su cartera, pese a que durante el primer trimestre tenía una del 4,58%. 

"Almirall es una historia de reestructuración tras los problemas que la compañía ha tenido en su división de EEUU. Hemos aprovechado la caída del verano pasado para incrementar nuestra posición, ya que nos parecía exagerada. La compañía está controlada por la familia Gallardo y tiene una posición de caja neta que le permitirá hacer adquisiciones en las áreas en que se está especializando (dermatología y estética", explican desde Magallanes.