El perfil de riesgo tiene que ver no solo con qué tipo de inversión elegimos, sino que tiene una relación estrecha con cómo percibimos el futuro y afecta a las decisiones que tomamos sobre nuestra jubilación. Un aspecto importante que debemos tener en cuenta cuando planificamos este momento vital. Así, las personas que se consideran inversores arriesgados, son más optimistas sobre su futuro y confían más en que lograrán su objetivo para la jubilación. Esta es una de las conclusiones de la encuesta sobre Jubilación y longevidad que ha hecho Abante.

Para empezar, quienes dicen que tienen un perfil arriesgado piensan que su esperanza de vida será algo mayor que las personas que se consideran moderadas o conservadoras. Además, ante la posibilidad de vivir 100 años: el 69% de los arriesgados respondieron que sí les gustaría, un porcentaje que baja al 65% entre los moderados y al 55% entre los conservadores.

Además, los que declaran tener mayor perfil de riesgo son más positivas sobre su futuro, en general, y creen, por ejemplo, que los avances sanitarios les permitirán tener mejor saludo durante más tiempo o que las próximas generaciones tendrán mejor calidad de vida en la vejez.

Respecto a la edad a la que les gustaría jubilarse, los más conservadores dijeron en mayor porcentaje que desean hacerlo entre los 61 y los 65 que los más arriesgados, mientras que estos últimos confían más en que podrán elegir cuándo retirarse.

Esto está relacionado con otra de las ideas que se desprenden de la encuesta: los más conservadores son los más negativos sobre su capacidad para mantener el poder adquisitivo tras la jubilación (el 34% de las personas de este grupo considera que sí lo conseguirá, mientras que el porcentaje en el caso de quienes tienen perfil arriesgado el 50% se mostró de acuerdo con esta afirmación).

Finalmente, los más arriesgados son los que más señalan que sí han empezado a tomar medidas económicas para la jubilación y los que más confían en que esas medidas serán suficientes (76%, mientras que entre los moderados el porcentaje es del 68% y entre los conservadores, del 44%). Además, los que más riesgo son capaces de asumir en sus inversiones son también los que señalan que hay que empezar antes a ahorrar para esta etapa.