Los mercados financieros son el instrumento con el que los inversores cubren el la diferencia entre sus necesidades financieras futuras (jubilación, educación de los hijos, etc.) y el ahorro que se ha ido generando a lo largo de sus vidas. Históricamente, la renta fija ha jugado un papel clave en la canalización de ese ahorro ya que, debido a sus características, ha permitido crear carteras adaptadas a las necesidades que tenía cada inversor, ofreciendo, además, retornos muy interesantes con un riesgo controlado. Desgraciadamente, si miramos al futuro, esto ha cambiado. 

Aquí tenéis el artículo: