Reunión con la atención puesta no tanto en las posibles medidas como en la respuesta a los crecientes rumores sobre disensiones en el seno del BCE. Draghi no ha decepcionado en este sentido, transmitiendo unanimidad/consenso dentro de la “diversidad” de opiniones

·         ¿BCE “fracturado”? “Todos los consejeros han firmado el comunicado de hoy”, “no hay una línea divisoria entre Norte y Sur”. ¿Tema relegado?

·         Balance del BCE al alza, concretando las expectativas de que se dirija de nuevo a los niveles de marzo 2012 (2,9 bill., unos 850.000 mill. por encima de los niveles actuales). BCE trabajando sobre los ABS, mercado para el que reconoce que el mercado potencial es de 1 billón de euros, que previsiblemente irá al alza. Draghi niega la asunción de riesgos excesivos por parte del BCE (“el BCE no es un banco malo”), indicando las bajas tasas de default históricas de estos instrumentos en Europa (<1,5% y muy inferiores a las vistas en EE UU). Draghi insiste en que su balance crece a diferencia del de otros bancos centrales. ¿Alusión/lectura para el euro?

·         ¿Más medidas a la vista? En palabras de Draghi,  “no se han discutido en esta reunión instrumentos específicos adicionales, es prematuro”. Pero, “los riesgos (para el escenario macro) son a la baja y tenemos que estar preparados”. Y en el “tenemos” incluye tanto al equipo técnico, al que se ha encomendado el estudio de nuevas medidas, sin fueran necesarias, como al BCE para el que se cuenta con la voluntad unánime para tomarlas en su caso. Es decir, más medidas “en la cocina”…

·         ¿Qué determinaría la adopción de nuevas medidas? Dos causas: 1) un empeoramiento de las expectativas de precios; 2) la comprobación de que las actuales son insuficientes. Por ello, toca esperar, de manera más inmediata a la TLTRO de diciembre.

·         ¿Alude al QE? Sí, y de forma clara  si no es financiación monetaria está dentro de nuestro mandato”. Draghi reconoce que los efectos del QE en otros países dependen de las condiciones de partida en muchos factores: estructura de los mercados de capitales, déficit fiscales, tipo de intervenciones, spreads de partida,…¿No quiere decir que vaya a embarcarse en un QE, pero sí reconoce que podría hacerlo?

·         Ninguna pregunta sobre expectativas de precios, y menores sobre próxima revisión de estimaciones macro y las políticas fiscales. De ello podemos derivar un posible cambio en la preocupación del mercado: ya asumido un escenario de menor crecimiento (y de menores estimaciones para diciembre desde el BCE), turno ahora para ver qué hace en este entorno el BCE.

·         Positivos avances en relación con la próxima publicación de las actas.

Mercados que, desde el euro a la renta variable y los spreads periféricos, han cotizado un BCE más cohesionado de lo que los mercados temían y una puerta no cerrada a nuevas medidas, QE no excluido.  

Marian Fernández

Responsable de Estrategia de Inversis Banco

Publicado en Observatorio Inversis