Artículo elaborado por Juan Luis García Alejo, director de Análisis y Gestión de Inversis, publicado en su blog Rage Against The mARKETS (RATm).

Ingenuo o no, pero anónimo, es el ciudadano el receptor de los mensajes y bromas de cámara oculta del pasado  #DEN2014 (Debate sobre el Estado de la Nación). Y digo bromas de cámara oculta siendo deliberadamente exagerado, pero pretendiendo reflejar que todos los que pasaron por la tribuna del debate nos contaron “su” relato: unos con gracia, otros con chulería, otros con enfado, otros con indisimulada estulticia… Todos al servicio de sus colores y su público. Escasa capacidad de autocrítica o de reconocimiento de los logros de su adversario.

Es el Gobierno el responsable de marcar los  tempos del debate. De llevar la iniciativa. Y casi siempre ésta viene de la mano de acciones de gobierno “estrella”. No me quiero equivocar si digo que en este #DEN 2014 ha habido tres anuncios de los que han llenado titulares:

La bajada de impuestos en forma de la “ampliación del mínimo exento del IRPF” hasta los 12.000€. Una medida que según el presidente del gobierno beneficiará a 12 millones de contribuyentes (atención: hay 19,3 de declaraciones). ¡Ay! Qué pena que sólo haya servido para rellenar las cabeceras de forma temporal. El sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda ( Gestha) ya ha puesto otros números encima de la mesa. Unos números que hablan de algo más de 400.000 nuevos beneficiarios para un importe total de la rebaja de impuestos que no llega a los 20 millones de € anuales.

El propio ministerio de Hacienda ha dicho que serán 1,5 millones de beneficiarios. ¿Saben cuánto recauda el IRPF? Está previsto que en 2014 se superen los 73.000 millones de €. Si los números de Gestha se acercan a la realidad el anuncio de rebaja de impuestos es una guasa digna de chirigota (el 0,03% de lo recaudado). Como estrategia de comunicación para el #DEN2014, impecable; como estrategia tributaria, vacua. ¡Ah! ¿Y por qué no esperar al resultado de la  Comisión Lagaresantes de lanzar iniciativas que afecten a 12 millones de contribuyentes de la principal figura tributaria? En fin, una medida fragmentaria envuelta en brumas e inespecificidades que no sabemos qué alcance tendrá. Más importante parecía el tema de “ elevar significativamente los mínimos personales por hijo” y esto ha pasado de puntillas en la opinión pública. En todo caso, el “recargo temporal” del IRPF sigue vigente para otra inmensa mayoría. Que aunque silenciosa, como le gusta decir al presidente, está harta.

Real Decreto Ley para el fomento del empleo y la contratación indefinida, que regula la nueva  ‘tarifa plana’ de 100 € para la contratación de nuevos trabajadores indefinidos. El RDL fue presentado este pasado viernes. En abstracto, como la medida anterior, está bien. Ahora conviene hacer números y revisar lo ofrecido. Se trata de ofrecer un  trade off entre creación de empleo “indefinido” a cambio de una rebaja de los impuestos al empleador. Es decir, presupone que uno de los obstáculos a la creación radica en el coste asumido por las empresas de cara a la Seguridad Social. Es un argumento válido, sin duda. Pero la medida ha de ponerse en contexto. La titular de empleo cifró el ahorro anual en cotizaciones de empleados a jornada completa en 1.200 € por cada 12 meses. A su vez el presidente de ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos) indicó que  la medida permitirá crear 1.000 nuevos empleos diarios (indefinidos).

En el horizonte de 2014 hablaríamos de 365.000 nuevos empleos gracias a esta medida, según ATA. Que a los 1.200€ de Fátima Báñez, la medida sale por 438 millones de €. ¿Mucho? ¿Poco? Los ingresos consolidados del sistema de la Seguridad Social superan los 125.000 millones de €. Si con un 0,03% somos capaces de crear hasta 365.000 empleos indefinidos, igual convenía analizar la posibilidad de ser más generosos con la medida. Por cierto, otra reflexión: ya ha habido una iniciativa de contrato (el de Formación) con cuotas “cero” y su éxito ha sido limitado a la vista de la evolución de las cifras de desempleo juvenil. Ojalá la diferencia entre contratar o no a una persona estuviera en 1.200 € al año (900 incluyendo el escudo fiscal), que sólo es una parte del coste asociado a su contratación… Con los cálculos de ATA, con 4.500 millones de € seríamos capaces de crear… ¿3,6 millones de puestos de trabajo?  Mucho más relevante que esta medida, fragmentaria, es la consolidación de la reforma laboral y el fomento del crecimiento.

Lee el artículo completo en RATm.