En BBVA Asset Management nos apoyamos en la economía conductual, en cómo el poder de la mente nos afecta a la hora de tomar decisiones dentro del mundo de la inversión.

Con esta serie "finanzas conductuales" analizamos los principales sesgos cognitivos que afectan a los inversores a la hora de invertir.

La aversión al remordimiento, o temor a las consecuencias de nuestras acciones, es otro de los varios sesgos que nos afectan a las emociones imposibilitando que tomemos decisiones racionales. 

Este tipo de comportamiento hace que el inversor tenga miedo hacia las consecuencias negativas de sus acciones.

Descubre más aquí acerca de este sesgo.