La ilusión de control es un sesgo cognitivo por el cual los individuos tienden a pensar que tienen la capacidad suficiente para influir en situaciones sobre las que, realmente, no tienen incidencia.

Con la serie "finanzas conductuales" explicamos de forma clara cómo a la hora de invertir hay muchos sesgos que, inconscientemente, afectan al inversor y lo alejan de un comportamiento racional.

Este sesgo conocido como ilusión de control hace que el ser humano piense que todo está bajo control y que tiene la capacidad suficiente para influir en situaciones en las que realmente no tiene poder. 

Esto, en ocasiones, desfavorece al inversor provocando que no diversifique del todo su cartera.

Descubre más aquí acerca de este sesgo.