El motor de los beneficios en EE.UU. no puede fallar. Porque entonces, "Houston, tenemos un problema". 

 

El mercado no está para bromas y con tantos frentes abiertos sólo faltaba que pincharan "las estrellas". Eso es lo que sucedió anoche con las más brillantes, Google y Amazon... Por no mencionar que en Europa hay cosas, como Valeo, cayendo más de 20%. Es cierto que el sector automovilístico es el otro lado de la luna y aquí llueve sobre mojado. 

Salvo sorpresa en la sesión americana, esta vuelve a ser una semana muy mala. Pero, esta vez, con una diferencia notable, porque los bonos están cumpliendo su misión amortiguadora. 

 

El resto de activos para refugiarse está funcionando también, y el billete verde marca máximos del año... 

Mientras el yuan va de cabeza a por los 7 dólares. 

 

Con los datos publicados antes de la apertura americana los nervios se atemperan. Buen crecimiento sin inflación preocupante. Aunque los tropezones de las todopoderosas tecnológicas siguen pesando sobre los futuros.