Entrevistamos a Amit Kumar. Gestor de los fondos American Extended Alpha Fund y American Absolute Fund. Además es analista de compañías norteamericanas para el sector tecnológico y el de consumo discrecional. Nos explica en detalle el comportamiento de las FAANG en los últimos años y las perspectivas que se esperan para ellas y el sector tecnológico en general.

 

  1. En 2017, las FAANG tuvieron un año potente mientras que, en 2018, algunas de las acciones sufrieron algún problema reputacional, regulatorio o de mercado. ¿Cuál es su perspectiva para estas compañías? ¿Qué factores podrían ponderar en las valoraciones y viceversa lo que potencialmente podría impulsar un rendimiento positivo?

No vemos las FAANG como un grupo ya que cada una de las acciones tiene un perfil de crecimiento y ganancias muy diferente. Entre las FAANG, creemos que todas las acciones tienen un balance muy fuerte y una posición de efectivo, con la excepción de Netflix. El factor clave que impulsará el rendimiento positivo será la perspectiva de crecimiento para estas empresas – Amazon y Alphabet parecen tener los impulsores de crecimiento más fuertes para los próximos 5 años.

 

  1. Los recuerdos sobre la burbuja de Internet que estalló en el año 2000 nunca se han olvidado totalmente. ¿Crees que existe algún temor sobre una posible explosión de la burbuja que podría estar detrás de algunas de las correcciones en algunas de las acciones de FAANG?

 

El entorno actual está siendo muy diferente a la burbuja de Internet de principios de siglo, ya que los ingresos de las 66 tecnológicas del S&P 500 se ha triplicado desde el año 2001 a más de $1,1 billones a día de hoy, por lo que todas estas empresas son rentables. Al mismo tiempo, muchas de las acciones de las FAANG se cotizaban a valoraciones ajustadas en 2018, ya que las expectativas de los inversores sobre su crecimiento eran muy altas y las preocupaciones sobre privacidad y regulatorias post Cambridge Analytica hicieron caer las expectativas de crecimiento, así como los múltiplos de valoración que conduce a la corrección.

 

  1. ¿Cuáles son sus acciones preferidas entre las FAANG y por qué? ¿Cuáles son las que menos le atraen y por qué?

 

Tenemos una posición a largo plazo en Alphabet y Amazon, ya que creemos que ambas compañías tienen una perspectiva de crecimiento superior. Hemos comenzado a disminuir posiciones en Facebook y Apple después de la reciente corrección del mercado.

 

  1. ¿Cuáles son sus perspectivas generales para el sector tecnológico? ¿Cuáles son los riesgos? ¿Tendencias y subsectores que podrían superar el rendimiento?

 

Las empresas tecnológicas liderarán el próximo desarrollo de crecimiento de la disrupción en inteligencia artificial (IA), coches autónomos, sanidad, etc. En general, las empresas tecnológicas tienen una fuerte posición en efectivo y las empresas expuestas a las tendencias mencionadas anteriormente parecen ofrecer perspectivas de crecimiento atractivas.

 

Se espera que el próximo billón de dólares de crecimiento venga de los servicios en la nube (alquilando ordenadores en Internet), que aún se encuentran en las primeras etapas del crecimiento, ya que las pequeñas y grandes empresas mueven sus aplicaciones empresariales, ordenadores y redes a la nube a para obtener un beneficio debido al coste de capital más bajo. El software como servicio en la nube ha abierto las compuertas para que cientos de startups reconsideren las aplicaciones y estrategias empresariales y de consumo de miles de millones de dólares, como la administración de redes, los recursos empresariales y la planificación, las ventas y el marketing.

 

Los sensores, robots y cámaras habilitados para Internet han comenzado a impulsar la próxima década de la revolución industrial en los sectores de fabricación, envasado y logística, y no es exagerado esperar que, como resultado, se generen más datos en un solo año gracias a estos dispositivos que se lo que ha generado en las décadas anteriores. Ya hemos entrado en la “zettabyte-era ' de la economía de datos, ya que el tráfico de Internet golpeó su primer zettabyte en 2016, una hazaña que tardó 40 años, pero sólo tomará un par de años en repetirse. Es difícil no ver la necesidad de más tuercas y pernos (tanto software como semiconductor) para alimentar los motores que aprovecharán el tsunami de datos en los próximos años.